La temporada del infantil A del Cristo Rey está siendo realmente buena. A falta de solo dos jornadas para el final, ha estado luchando con los de arriba en Primera Provincial hasta el final del año en el que se ha acabado desinflando debido a una plantilla corta. Eso le da aún más mérito todavía a lo que ha conseguido hacer el equipo con apenas 14 jugadores desde noviembre.

Sin ir más lejos, para saber las dificultades que se han encontrado durante la temporada, solo hay que acudir al último partido contra Villares de la Reina en el que consiguieron vencer, remontando, con solo un reserva que, además, era el portero. Esto, obviamente, acaba lastrando durante el propio partido y a lo largo de todos los encuentros ya que no hay ningún tipo de solución y el cansancio siempre hace mella.

Por eso el cuerpo técnico no le puede pedir más a cómo ha salido la temporada. Más aún cuando el objetivo era la permanencia. De hecho, al ver que las cosas iban saliendo más se conjuraron para no relajarse e ir a por todo y solo las lesiones en una plantilla corta le han acabado lastrando. Nerea, la única chica del equipo que ya tendrá que dejarlo al pasar a cadetes, no ha podido jugar los últimos partidos y el conjunto lo ha notado. Ella actúa de libre y es la jefa de la defensa demostrando que el fútbol no es solo un deporte de hombres.

Detrás de esta magnífica temporada está la mejor educación que han podido tener. Trabajando y entrenando bien, con esfuerzo y sacrificio, han visto que lo que quieren se puede hacer. Es la única manera de que salgan las cosas. Luego ya está el estilo, alegre, de ataque. Estos infantiles son de la idea de que se gana haciendo un gol más que el contrario y no de los que creen que la portería a cero ya te da un punto.

Con esta filosofía y siempre dos delanteros en el campo, ya se plantean la temporada que viene con una plantilla, eso sí, un poco más larga que la actual. No más, tampoco, de 18 porque luego siempre cuesta dejar a los jóvenes futbolistas sin jugar en el partido. Con alguno más, de cara a los partidos, se podrá dar descanso a los jugadores y en los entrenamientos, hacer más cosas.

Pero no solo eso. También se puede educar más y mejor. Todo basándose en la justicia. Quien no entrena bien, no juega. El sacrificio les cuesta a todos y como tal se debe premiar. También el respeto hacia el contrario al que, por ejemplo, se le puede golear pero siempre sin reírse de él. Todo esto lo llevan aprendido desde hace siete años en algunos casos ya que han sido compañeros desde prebenjamines. Son ya siete años siendo un grupo excelente y pasándoselo en grande con lo que más les gusta, con el fútbol.

La plantilla está formada por Germán y Chimo (porteros); Noel, José, Mario, Héctor y Nerea (defensas); Roberto, Marín, Álex, Álex, Cristian y Alberto (centrocampistas); Javi (delantero); Isi y Juan (entrenadores).

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído