El ‘diamante en bruto’ del pádel nacional es de Salamanca: Carmen Goenaga

La joven, de 17 años, ocupa el puesto número 30 del ranking y sueña con ser número 1

Carmen Goenaga
Carmen Goenaga

Salmantina. 17 años. Cursa segundo de Bachillerato. Y, además, es la mayor promesa del pádel nacional. Y también una realidad del circuito. Carmen Goenaga se trata, sin duda alguna, de un diamante en bruto por pulir que ya está dando sus frutos.

“Es un diamante que se está puliendo. Eso está claro”, explica a SALAMANCA24HORAS Borja Millán, entrenador de Carmen Goenaga. “Llevamos un año trabajando con ella. A inicios de noviembre me llamó su padre para explicarme el proyecto, junto a Gustavo Pratto (entrenador argentino) y así trabajar junto a él. Tiene que mejorar todo pero ella tiene un nivelazo”, continúa.

En los últimos meses, Carmen Goenaga ha dado un salto competitivo muy importante y se ha codeado con las mejores en el circuito profesional. Llegar a los títulos es el siguiente paso, según explica su entrenador: “El nivel de las primeras es muy grande y hay un corte. Nuestra proyección y objetivo es meternos entre las mejores. Los puntos fuertes de Carmen en la pista son su carácter, que es fuerte y es importante para jugar con gente con egos, y también mucho talento. La conozco de pequeñita y siempre ha sido muy buena. El pádel es un deporte en pareja pero también muy individual. Si uno de los dos mentalmente falla, la cosa no va a ir bien. Hay que ser muy estable mentalmente. ¿Si puede ser número 1? Talento tiene. Y también todas las armas para serlo. Ahora hace falta seguir trabajando y también ese pelín de suerte para que no haya lesiones, que haya una buena toma de decisiones con la compañera que juegues”.

Carmen Goenaga
Carmen Goenaga

El presidente del Club Pádel Home, Marco, también se deshace en elogios sobre Carmen Goenaga tanto como jugadora como a nivel personal. “Vi nacer a Carmen porque sus padres son mis mejores amigos. La he visto desde que comenzaba. El techo lo va a poner ella. Tiene un mérito increíble a su edad porque hipoteca muchas cosas. Estoy seguro de que puede llegar a ser número 1. Es una niña que, desde que cogió la pala, se le veía un disfrute. Que pueda estar en nuestro club es un hermano grande. Tanto ella como su hermano Enrique. Nuestros jóvenes quieren ser como Carmen. De pequeña, cuando se metía en la pista casi sin competir era muy buena. Era innato. Ganaba a los más mayores. Con el paso de los años ha aprendido a gestionarse y es muy profesional”, admite en SALAMANCA24HORAS.

"Al pádel vas a jugar un día y quieres más"

A sus 17 años, Carmen Goenaga se muestra cercana, natural y siempre ilusionada cuando habla de pádel. El ‘diamante en bruto’ del pádel nacional también se está formando fuera de la pista. No es fácil para una niña de 17 años. Pero lo hace con una tranquilidad pasmosa.

“Yo llevo jugando desde que tenía diez años. Empecé porque mis padres jugaban y mi hermano Enrique también. Venía al club y me metía en la pista que quedaba libre. Me ponía a pelotear contra la pared. Poco a poco me fui enganchando y luego ya empecé a entrenar más en serio a los doce años. Al pádel vas a jugar un día y quieres más. Este año estoy entrenando más tiempo que el año pasado: los cinco días de la semana, dos horas cada día”, afirma Carmen Goenaga.

Carmen Goenaga
Carmen Goenaga

La salmantina sabe que es muy importante formarse en la pista para conseguir sus objetivos pero también fuera de ella: “Lo más complicado es compatibilizar el pádel con los estudios. Hay que organizarse bien. Intento no agobiarme. Saco tiempo para todo. Yo estoy haciendo el bachillerato a distancia. Depende del día entreno en Salamanca o Valladolid. Si voy a Valladolid es por las mañanas y entreno en doble turno. Vuelvo, como, me pongo a estudiar, hago físico, vuelvo y sigo estudiando… así son algunos días. Esto también me hace ordenarme y tener unas pautas claras. Fuera de la pista me gustaría estudiar ADE y dedicarme a ello”.

La palista charra compite con la joven vallisoletana Bea Caldera. Las dos llevan casi dos años juntas en la pista y trabajan para hacerse mejores la una a la otra y como pareja. “Con la pareja se tienen puntos fuertes y débiles. Y se trata de potenciar los puntos fuertes y minimizar los débiles. Trabajar y mejorarlos. Con Bea tengo ya mucha confianza y cada vez tenemos más cosas en común y nos complementamos muy bien”, explica sobre su compañera Bea Caldera.

A pesar de tener diecisiete años, Carmen Goenaga es una adolescente muy madura. Y también ha aprendido a gestionar la presión de verse entre las mejores: “Este año he pegado un salto, entreno mejor y se ha notado a la hora de competir. La presión la gestiono tomándome todo esto como un reto. Nada más allá de eso. Solo quiero centrarme en dar lo mejor de mí. A corto plazo no me pongo metas de resultados, solo quiero entrenar muy bien y ser mejor en el día a día. En la pista sé que tengo muchísimo por mejorar. Tanto en golpes como deportista”.

"Mi referente es Patricia Llaguno"

La charra desvela que su referente es Patricia Llaguno, con la que mantiene una buena relación fuera de la pista. La jugadora española está colocada en el puesto número ocho del ránking, con 7.135 puntos, y juega con María Virginia Riera. Carmen Goenaga, por su parte, ocupa el puesto número 30 con 1.493 puntos y, como Patri Llaguno, juega en el revés.

No es la única vez que el apellido Goenaga aparece en el ranking de jugadores. En masculino, su hermano Enrique Goenaga marcha en el puesto número 85. “Llevo mucho tiempo dentro de la pista. Entreno con él actualmente. Para mí, es un privilegio poder entrenar con él porque tiene un nivelazo. Es una suerte poder entrenar con él”, explica Carmen sobre su hermano. Aunque no es el único deportista charro que está muy cerca del día a día de la jugadora de pádel: “Carlos (de la Nava) también, al igual que mi hermano, me ayuda a mejorar como deportista”.

Carmen Goenaga
Carmen Goenaga

La jugadora charra deja claro que no quiere ponerse un techo y que su sueño es ser número 1. Pero, además, como salmantina orgullosa, deja claro dónde le gustaría poder jugar un partido de pádel como jugadora profesional. “Yo intento no tener techo e ir mejorando día a día. Mi sueño es ser número 1. Cuando me preguntan que cuál sería mi sueño: yo digo que me encantaría jugar en Salamanca, mi ciudad. Soy salmantina orgullosa. Da un poco de envidia cuando hicieron el torneo en Valladolid y pensé que en Salamanca también podría hacerse perfectamente”, concluye Carmen Goenaga. El diamante en bruto del pádel español ya ha lanzado el guante. Y sigue su crecimiento imparable hacia el primer puesto del ránking.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído