Ha finalizado la XXIII edición de la Marcha Nacional MTB Sotoserrano ? Caminomorisco. Desde las ocho de la mañana, la organización preparaba la zona de salida y la zona de inscripciones, los casi 500 preinscritos recogieron sus dorsales hasta las nueve y media, hora en la que todos estaban tras el arco de salida en la calle Bienvenido Marcos. La mayoría optaron por la ruta larga, mientras que los que habían decidido hacer la ruta corta iban hacia Riomalo de Abajo.

A las diez partía la ruta senderista por los tres ríos, con 50 caminantes que se han acercado a Sotoserrano con alguno de los participantes. El Ayuntamiento invitó a los participantes de la ruta senderista en la Plaza Mayor y en camping Río Francia a una degustación de productos típicos, y finalizada la marcha una visita a una bodega típica.

Los ciclistas avanzaban en la ruta, la temperatura que era fresca a primera se iba incrementando. La falta de lluvias de los últimos días hacía que las pistas estuvieran secas y duras. A ciclistas venidos de la zona norte de España, Galicia o País Vasco, les costaba dar crédito a la temperatura de que se disfrutaba. El primer avituallamiento se situó, como es habitual en Riomalo de Abajo, y los participantes se pudieron aprovisionar de fruta y agua para afrontar los 22 kms de pista que hay hasta el siguiente. En el mirador del Meandro del Melero se hacían fotos sobre todo aquellos que participaban por primera ver; el alto nivel del embalse de Gabriel y Galán ofrecía un año más una panorámica excepcional, que hoy por hoy se ha convertido en un icono de Extremadura.

Al final de la pista larga, antes de salir a la carretera, estaba el segundo avituallamiento. El viento soplaba de cara en el tramo de asfalto, los menos preparados acusaban el cansancio en este trecho final. No obstante el grupo cabecero rodaba a altas velocidades. El tramo final paralelo al río Alagón presentaba unas vistas espectaculares, el estrecho sendero, es muy divertido con tramos de barro y cruces de arroyos, para afrontar el colofón final de la subida a Sotoserrano. En la línea de meta se ofrecía a todos los ciclistas el ya tradicional bocadillo de jamón, fruta, pastelillos, refrescos y cerveza. El Ayuntamiento había dispuesto además un punto de lavado para las bicicletas. Afortunadamente no hubo que lamentar ningún incidente relevante y los que fueron atendidos por los servicios médicos presentaban rozaduras producto de alguna caída.

Hay que destacar la colaboración de la Guardia Civil, Protección Civil de Guijuelo, los voluntarios que colaboran en la organización, la Diputación Provincial y sobre todo el Ayuntamiento de Sotoserrano que se vuelca con los organizadores. La colaboración entre entidades públicas y el CD El Trampal, hace que año tras año el segundo fin de semana de marzo esta comarca se llene de visitantes, con lo que supone para los sectores turísticos de la zona. Una iniciativa de turismo sostenible, ecológico y desestacionalizado que puede ser una muestra más de las posibilidades del turismo activo en la provincia de Salamanca.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído