El Salmantino comenzaba el pasado domingo su tercera etapa del año, en cuanto a entrenadores, con Satur López. El filial luchaba en Ávila pero perdía, no dando un paso importante hacia adelante para afrontar un final de campaña, que se las trae. Diez jornadas por delante, nueve partidos y la victoria asignada ante el retirado Palencia, es lo que le queda al filial blanquinegro, cuyo reto es importante.

De las nueve jornadas que a los charros le quedan, siete de ellas son ante los conjuntos de la zona noble de la clasificación, los siete primeros. La dificultad es extrema, ya que en el mejor de los casos, los seis puntos de colchón con los que cuenta el filial no son un seguro.

Este sábado los salmantinos se ven las caras con La Granja, pero en jornadas posteriores harán lo propio con los poderosos del grupo como Burgos, Cultural Leonesa, Arandina, Valladolid B, Segoviana y Astorga. Sólo un Numancia B en tierra de nadie y el vital duelo ante el Villaralbo, tercero por la cola, son de la “liga” de los blanquinegros.

El rendimiento del Salmantino en el tramo final de liga, el más difícil todavía.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído