La escasez de dinero provoca que los mercados invernales sean cada vez menos aprovechados en el fútbol español profesional, habiendo sido el único gran animador del mismo el Valencia en lo que a la Primera División se refiere. Sin embargo en Salamanca los conjuntos de la provincia no han dejado pasar la oportunidad de reforzarse, realizando varios fichajes.

Quizá el que menos obligado estaba, viendo su excelente actuación hasta ahora en la Segunda División B, era el Guijuelo. Sin embargo Rubén de la Barrera cuenta desde ayer con dos nuevos centrocampistas, mientras que Esteban Griñón se marcha cedido al Arroyo. Una de las incorporaciones es el canario Néstor Gordillo, futbolista con mucha proyección ofensiva como demuestran sus 17 goles la pasada campaña en el filial de la UD Las Palmas y los cuatro tantos que ha anotado hasta ahora con el Vecindario, equipo del que procede. No es la única incorporación, ya que llega cedido el prometedor Teles, mediocentro creativo con una llegada que le permite jugar de mediopunta, que sale cedido del Deportivo de la Coruña ya que la presencia de Juan Domínguez le impide jugar todo lo que necesita para progresar. Además en el filial se marcha cedido Ángel Martínez Alcaraz y llega Diego García.

Estos últimos jugadores han visto cómo sus caminos se cruzaban. Diego García, junto a Jaime y Adri, abandonaron el equipo antes de que comenzara a moverse el mercado, obligando a la dirección deportiva a buscar refuerzos. El primero en llegar fue Palomi, que se encontraba jugando en el Ávila y rescindió su contrato con el Guijuelo. El club chacinero precisamente es el que cede al defensa Ángel Martínez Alcaraz, que firma hasta final de temporada, fichando también al delantero Jaime después de que rescindiera con el Salmantino. Además, Darío se marcha cedido al Ávila, dejando la lucha por defender la portería a Arturo y Luceño.

El Salmantino ha visto cómo Jaime se marchaba a su rival en la categoría, pero tampoco se ha quedado parado y ha incorporado a dos nuevos jugadores. Uno de ellos es el zaguero Adrian Rodrigues Gonçalves, internacional por Andorra que ha jugado en la última Clasificación para el Mundial contra selecciones de la talla de Países Bajos o Rumanía, y que puede ocupar tanto el lateral derecho como el centro de la defensa. El otro fichaje es el del guardameta Pablo Marcos, que refuerza un puesto por el que peleará contra Carre y Robert.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído