Aún con la fatiga en el rostro después de 10 duros kilómetros, Rafa Iglesias se mostraba exultante con la marca registrada en esta XXVIII edición de la San Silvestre salmantina. “Me ha costado muchísimo, para ser como es el circuito con muchas cuestas y a 800 metros sobre el nivel del mar, que no son las condiciones perfectas para hacer un buen registro, mira, 29’ 25”, creo que es mi cuarta mejor marca en 10.000 en ruta”, señaló.
 
El heptacampeón de la prueba charra, analizó y resumió de esta manera lo que ha sido el desarrollo de la misma: “Me he tirado varios días dándole vueltas a la cabeza y sabía que el primer ataque gordo lo iba a hacer en la cuesta de San Bartolomé, donde el Palacio de Congresos, lo que no sabía es que me iba a dar el punto y me iba a poner a correr desde el principio para hacer selección. Lancé el primer ataque ya cuando me quedé solo con Antonio Núñez y tuve la suerte de abrirle hueco progresivamente y a partir de Comuneros ha sido el año que más he disfrutado de la carrera”.
 
Pero si satisfecho estaba con su resultado, más aún con el ambiente vivido durante todo el trayecto, al que calificó como “una fiesta del deporte”. “Yo soy el que ha ganado, pero está claro que aquí todos hoy con sus familias tendrán una historia que contar. Es lo bonito, que casi 5.000 personas participen, hagan deporte”, aseguró.
 
A partir de ahora, el atleta salmantino se fijará una sola meta en el horizonte, aquella que lleva a Londres, “el sueño de cualquier deportista es participar en unos Juegos Olímpicos”.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído