El Peñaranda de Bracamonte logró este sábado romper su negativa racha de resultados en la que estaba sumida y consiguió tres puntos al derrotar a domicilio al filial del Villaralbo por 1-2. No fue un encuentro vistoso ni bueno por parte de los entrenados por Peque, que tuvieron el trabajo y la suerte necesarios para vencer.

A los siete minutos de envite, los peñarandinos fallaron un mano a mano, que fue su primera llegada clara. A partir de ahí, dominio alterno y sin vistosidad hasta llegar al descanso por debajo en el marcador con 1-0 favorable a los de Zamora.

En la segunda parte, poco por parte de unos y otros, aunque los chatos aprovecharon un arreón al filo de la media hora de acto para empatar por mediación de Fernando y darle la vuelta al tanteador con un señor golazo de Justi desde el centro del campo. Al final, los de Peñaranda sólo tuvieron que estar colocados y centrados para conservar el botín.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído