Imanol Idiákez, entrenador del Club Deportivo Guijuelo, explicaba tras el claro triunfo de los suyos frente al Logroñés que “llevamos dos partidos en buena línea y estamos satisfechos con el trabajo, supimos leer bien los tiempos pese a no entrar bien en el encuentro, nos costó, pero nos soltamos y a partir del goles fuimos superiores”.

El vasco admitía que es un partido que está condicionado por la expulsión de Vélez y por el gol en la jugada siguiente, de todas formas lo importante es que el equipo ha interpretado bien y que tuvimos ocasiones para hacer más goles, dejamos otra vez la puerta a cero ante un gran equipo”.

“Ha habido un poco de tranquilidad para lo que es la categoría y sí se ha podido respirar. Lo importante es que como en Bilbao el equipo mantiene buenas sensaciones en el campo, algo que le hace a uno estar tranquilo, hay que ensalzar el trabajo y compromiso de los jugadores entre semana”, decía.

Idiákez no lanzaba las campanas al vuelo y comentaba que “esto es muy largo y todavía queda mucho para conseguir los 45 puntos, somos un equipo humilde y tenemos que tener los pies en el suelo. El equipo ha crecido con los elogios pese a que nos costaba aceptarlos, el equipo está madurando y comienza a ser fiable”.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído