La posibilidad de tener fútbol en Salamanca dentro de una de las principales categorías vuelve a abrirse. Y no precisamente de la mano de Juan José Hidalgo y su Salamanca Athletic. Según ha podido saber SALAMANCA24HORAS de fuentes cercanas al proyecto, los nuevos dueños del estadio Helmántico quieren hacerse con las riendas del Club Deportivo Guijuelo para llevarse a jugar al equipo hasta la capital y formar así un nuevo conjunto.

Esta iniciativa no es nueva. Hace ya dos años se tanteó la posibilidad de comprar el Guijuelo pero todo se quedó en nada al no estar el Helmántico a disposición, entonces en manos de Hacienda. Ahora ya está en manos privadas tras una subasta pública, de ahí que se haya reactivado el interés de hacerse con el club de la villa chacinera para trasladar a su primer equipo hasta la capital, huérfana desde la liquidación de la Unión Deportiva Salamanca. Ahora contaría además con el apoyo de empresarios de la hostelería salmantina, incluso ex directivos de la UDS.

Al frente del Club Deportivo Guijuelo está ahora el empresario de la villa Jorge Hernández, que volvió a hacerse cargo de la entidad el pasado verano asegurando tener un proyecto para cuatro años. Este diario se ha intentado poner en contacto con él para conocer si está dispuesto a vender el club, pero por el momento se muestra ilocalizable.

Dos posibilidades

Dos son las posibilidades que pueden darse, ambas permitidas por el Reglamento General de la Real Federación Española de Fútbol. La primera, convertirse en dirigentes del Club Deportivo Guijuelo, pudiendo jugar en el Helmántico porque está en la misma provincia y pertenecen a la misma federación autonómica. Una nueva estructura que también podría cambiar el nombre. Así, el artículo 100.2 establece que ?los clubes pueden variar su denominación. A tal efecto, la solicitud, así como la documentación necesaria, deberán obrar en la RFEF antes de la finalización de la temporada. En todo caso los efectos se aplicarán para la temporada siguiente?.

El nombre no podría ser el de la UDS, pues, según el artículo 100.1, ?la denominación del club no podrá ser igual a la de cualquier otro ya existente, ni tan semejante que induzca a error o confusión y en ningún caso podrán ostentar el nombre de otro que hubiera sido expulsado, hasta transcurridos al menos cinco años; si la causa de tal expulsión hubiese sido la falta de pago, será preciso, desde luego, satisfacer la deuda para utilizar su denominación?. Es decir, que si un club quiere llamarse Unión Deportiva Salamanca tiene que pagar las deudas que dejó pendientes esta sociedad, y después esperar un lustro.

La segunda posibilidad es que hubiera una fusión de clubes, algo nada descartable teniendo en cuenta que el dueño del Helmántico, el mexicano Miguel Alejandro Miranda Pérez, presentó su oferta de compra del estadio en la subasta pública a través de Ángel Martín López, relacionado con el Salmantino. 

El artículo 107 del Reglamento General de la RFEF establece que ?un club podrá fusionarse con otro, siempre que ambos estén adscritos a la misma federación de ámbito autonómico y municipio, o a dos de éstos que sean limítrofes. El club resultante podrá denominarse como cualquiera de los que se integren o bien adoptar un nombre distinto, y se subrogará en todos los derechos y obligaciones de aquéllos, cuya causa fuere anterior a la efectividad de la fusión. En cuanto a su situación competicional, quedará adscrito a la categoría del que la tuviese superior, aplicándose igual criterio en cuanto al resto de los equipos dependientes de los Clubes?.

Proyecto pendiente del visto bueno de los socios y de la Federación

No obstante, de fructificar las conversaciones en un acuerdo, el proyecto para un nuevo equipo de fútbol de Segunda División B en la capital no las tendría todas consigo para salir a competir. En primer lugar, porque el Guijuelo es un club deportivo y como tal es su asamblea de socios la que tiene que decidir cualquier venta, no su directiva.

En segundo lugar, al igual que le ocurrió a Juan José Hidalgo con la compra de los derecho deportivos de la UDS, incluso teniendo varias sentencias judiciales a su favor, todo proyecto deportivo queda supeditado al visto bueno de la Real Federación Española de Fútbol y todos los requisitos que pudiera solicitar.

En el artículo 102 de su Reglamento General aclara que ?están prohibidas las medidas encaminadas a favorecer una clasificación por méritos deportivos y/o la concesión, en su caso, de una licencia para participar en las competiciones nacionales a través de modificaciones en la forma jurídica, o lo elementos esenciales de ésta, o cambios en la propias estructura jurídica de una sociedad, en detrimento de la integridad deportiva de la competición, de acuerdo con lo establecido en el artículo 1 de los Estatutos de la RFEF?.

Por tanto, todo quedaría pendiente de si la Federación considera que no hay modificación de la norma jurídica del Club Deportivo Guijuelo ?reconvertido? en nuevo equipo para jugar en Salamanca. Por el momento hay conversaciones y no habría ningún acuerdo cerrado. Si se quisiera jugar ya la próxima temporada en la ciudad, toda la documentación tendría que estar presentada antes de la presente temporada. Si no, ya sería para la temporada 2017-2018. El tiempo dirá si fructifican los contactos para ver hechos sobre el césped del estadio Helmántico o se quedan sólo en palabras.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído