Yuma era el último en decir algo que siempre se repite por parte del os futbolistas de la UDS, eso de “se pierde un partido y a fijarse para no descender, aquí somos un poco drásticos”. Ahora bien, no cabe duda que el tropiezo en Palencia rompe ese objetivo de ganar y ganar estos meses para lograr llegar a las pociones de playoff, como tampoco cabe duda de que la carrera contra el crono de la Unión sigue complicándose demasiado.

En lo negativo, la balanza se cae si se piensa en lo que lleva ofrecido desde el inicio de la temporada el equipo, en lo poco que han ofrecido jugadores llamados a ser importantes o en la poca calidad que parece tener la plantilla en relación a otros aspirantes al ascenso de toda la categoría que apenas tropiezan y que ya tienen números serios de hacer cosas importantes. Además, pese a ganar partidos y mejorar con la llegada de Pablo Zegarra, cabe recordar la forma de vencer en Aranda y Segovia, muy de aquella manera.

Sin fútbol, el positivismo llega con lo que ha venido ganando la UDS con la llegada al banquillo Zegarra y con las dos incorporaciones que han apuntillado la plantilla, aunque habrá que ver su rendimiento. Son diez puntos y un partido menos con los playoff y queda mucho por delante, pero lo cierto es que la meta cada vez parece más complicada y por ende el futuro más incierto. ¿Mirar a la realidad, al optimismo, esperar, estar tranquilos? ¿A qué hacer caso?

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído