El triunfo de la Unión Deportiva Salamanca este domingo en O Couto ya no es sólo importante por el hecho de que los números y la dinámica de los blanquinegros es la que es, sino porque más despistes de los blanquinegros les podrían poner en aprietos y en una presión extra en las últimas jornadas de liga.

Y precisamente eso es una circunstancia que preocupa, no sólo en el ambiente y en la directiva, que firmaría que todo acabase ya aunque el equipo esté en mitad de tabla, sino en el cuerpo técnico.

Los equipos de la zona baja aprietan y el triunfo del Guijuelo este jueves ha hecho que con la jornada empezada la UDS esté ya mas cerca de las posiciones de peligro que de privilegio. Un peligro si se tiene en cuenta lo mal que lo viene pasando la escuadra blanquinegra después del naufragio que han venido teniendo en esta segunda mitad liguera.

Por ello y tirando de optimismo, el triunfo en Ourense dejaría prácticamente finiquitada la permanencia, a tiro de piedra, y el mirar para abajo en las últimas semanas ya no sería tan preocupante. Y es que asegurarla, junto al registro de la ampliación y al convenio de acreedores son los tres pilares necesarios para que la Unión esté en pie y empiece el próximo curso firme.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído