La reestructuración del Consejo de Administración de la Unión Deportiva Salamanca está en marcha después de que se aprobara este martes la ampliación de capital que tenía en vilo el futuro de la entidad. La llegada de la familia Hidalgo contagiará de gente de su confianza el club en una fase muy importante de la entidad, la de la negociación del convenio de acreedores.

Paco Caste y Mariano Román, que no votaron a favor del cierre de la ampliación, dejarán el club en las próximas fechas, con el objetivo de que ya sean los Hidalgo los que aterricen en la entidad de forma total. Los otros tres consejeros, Alfonso del Arco, Enrique Tristán y Manuel José González, podrían no salir en breve y continuar, aunque eso dependerá de los Hidalgo. En este sentido , Del Arco es el hombre de más confianza que actualmente tienen los empresarios en el Consejo y es muy factible que siguiera en la UDS.

Pese a que los salmantinos han manifestado su deseo de que el actual Consejo se mantenga hasta el 30 de junio, todo lo que ha ocurrido en las últimas semanas y el apoyo de Caste a Román a Pascual hasta poner pendiendo de un hilo la viabilidad de la entidad dejan sin crédito al actual presidente y al consejero, que optarán por lo más normal, abandonar la UDS en breve para no estorbar a los nuevos dueños.

Ahora se espera un proceso que se presume lento y sobre el que los asesores y personas de confianza de los Hidalgo empezarán a trabajar a finales del mes de febrero, una vez termine la incertidumbre en relación a si el ex máximo accionista Juan José Pascual acude a la justicia para impugnar la ampliación de capital.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído