Fue un partido de correcalles con muchísimas ocasiones para ambos equipos, que se resolvió en los minutos finales con ambas escuadras volcadas al ataque y con muchos fallos defensivos. Empezó con un error visitante y un gol en propia puerta a los pocos segundos del pitido inicial.

Con el resultado a favor, el juego de los charros fue mas pausado y poco a poco fueron llegando ocasiones mas claras, que se materializaron a través de Nacho en el 15 y en el 18 para poner un cómodo 1-4 con el que se llegó al descanso.

La segunda parte arrancó de manera loca, manteniéndose a lo largo del encuentro. A falta de doce minutos para el final, los salmantinos lo pasaron mal, ya que los pucelano ponían portero-jugador. Los pasteleros, conscientes de la importancia del triunfo, supieron sufrir en esos instantes y al final dieron el golpe logrando el 3-8 final.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído