This is Würzburg. El pabellón perfumero vivió una de esas noches mágicas. Las gradas disfrutaron con las jugadoras en el encuentro ante Schio. Perfumerías Avenida recordó al de las grandes citas gracias a su entrega, esfuerzo y juego. Todo salió a pedir de boca en un partido que comenzó madurando el equipo de Miranda y terminó arrollando con un tercer cuarto para enmarcar. Sin embargo, en un último cuarto aciago, los nervios llegaron a Würzburg. Las salmantinas ganaron por 63-52 con una gran actuación de Ndour (17 puntos) y también un excelente partido de Marginean (12 puntos).

Antes de comenzar, Würzburg sabía que esta no era una batalla más en la guerra. Y así se lo hizo a saber al equipo desde el inicio. Las guerreras locales también estaban preparadas y fueron con todo durante los cuarenta minutos. En las italianas, el parte de bajas era significativo: Yacoubou y Macchi.

Alberto Miranda apostó de inicio por Beard en el quinteto inicial. Las salmantinas atacaban bien pero tuvieron el hándicap en el primer cuarto para cerrar su aro. Eso lo aprovechó Schio para no perder comba y llegar al final de los primeros diez minutos con una desventaja mínima (17-16).

El segundo cuarto fue mucho mejor para las salmantinas. Con un juego ofensivo más fluido encontró variantes en ataque. Pero esas variantes se construyeron en defensa, con más agresividad en el rebote y una mayor intensidad en las acciones sin balón.

Un robo de Gemelos que acabó en canasta de Marginean y un triple de Ndour catapultaron a las charras a tomar una pequeña ventaja en el marcador (30-25). De hecho, la propia Ndour sería la encargada de anotar las dos siguientes canasta para colocar a las charras nueve arriba.

Tuvo dos ataques para poder superar la barrera psicológica de los diez puntos pero no estuvo acertado y al descanso se llegó con un marcador de 34-27. Marginean y Ndour habían logrado nueve puntos cada uno.

Los primeros minutos tras la vuelta de vestuarios tuvieron a Ndour como nombre propio con seis puntos seguidos. Circunstancia que obligó a Miguel Méndez a pedir tiempo muerto para para la avalancha azulona (40-29). Poco cambio tras el tiempo muerto porque Ndour anotó su cuarta canasta seguida del cuarto. Mediado el tercer acto, la pívot española se fue al banquillo para recuperar fuerzas.

Pero por entonces Avenida era un rodillo. Hizo un cuarto para enmarcar destrozando la defensa de su rival con lanzamientos lejanos, penetraciones y juego interior. Además, supo defender su aro con firmeza y alcanzó una renta muy grande antes del último acto (57-37).

El último cuarto de poco sirvió. Las charras bajaron la intensidad y se notó. Alberto Miranda, muy enfadado en este cuarto con las suyas, tuvo que pedir dos tiempos muertos casi consecutivos. La ventaja de veinte puntos se quedó en nueve a falta de 2:20 (61-52). Al final, rodillo, susto y victoria.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído