Un club con todas las letras. El Ahigal Bar Romerito es el ejemplo de que paso a paso, grano a grano, se pueden conseguir cosas. El equipo, que disputa la Liga de fútbol sala del Salmantino Vegapiel, participa, además, en otras dos competiciones como Futormes y en Diputación y también cuenta con una cantera amplia de varios equipos en los que también tienen lugar las chicas. Un club con todas las letras, como decía, que cuenta ya con trece años a sus espaldas.

Y la progresión en este tiempo ha sido lenta pero segura. En esta temporada, en el Vegapiel, están consiguiendo hacer una gran temporada aunque la conformidad solo llegue si consiguen ganar la Liga. No será fácil ya que se encuentran a dos puntos del líder con un partido más por lo que no dependen de sí mismos. Son conscientes de que es complicada pero el propósito sigue siendo ganarla. Razones para creer tienen ya que solo han cedido 14 puntos de 66 posibles. 

El problema para no haber tenido algún punto más ha sido, precisamente, el participar en tantas competiciones. Jugar en tres y contar con 20 jugadores supone tener que turnarse cuando los partidos coinciden y esto ha ocurrido. El compromiso, eso sí, es máximo y se puede ejemplificar con dos jugadores que llegan desde Madrid todos los fines de semana para jugar los partidos. 

Estos dos futbolistas son de la pequeña parte que quedan desde el inicio. El club surgió con una mezcla de Ahigal de los Aceiteros y de Salamanca. Tras un periodo de adaptación surgió la idea de federarse pero cuando lo fueron a hacer, la liga provincia desapareció por lo que indagaron en el mundo Asafusa que se le acabó quedando pequeño y después recabaron en el Salmantino Vegapiel, entre otros. 

Eso sí, aunque no pudieron federarse actúan como tal y son de los pocos conjuntos del fútbol modesto que entrenan durante la semana. Lo hacen hasta dos días en el campo de La Vaguada, al aire libre, haga el tiempo que haga. Eso no es un problema para que todos acudan a los entrenamientos y sigan mejorando un ambiente prácticamente imposible de mejorar. También ayuda, cómo no, el famoso tercer tiempo en alguno de los establecimientos de los patrocinadores.

Estos son una parte también muy importante de que las cosas vayan sobre ruedas. Ellos son los que provocan que se tengan que preocupar poco más que de jugar y de intentar divertirse en cada partido y entrenamiento. Allí ponen a prueba la defensa e intensidad, dos de los características más importantes del conjunto. Los jugadores tienen muy claro que la única manera de igualar a otros más técnicos que ellos es formar el mejor grupo. Contar con veinte, además, da una gran variedad en el juego. 

El futuro del equipo, que no del club, sin embargo, está en duda. No el que vayan a seguir pero sí dónde. Suenan campanas de que el trofeo de fútbol sala del Salmantino Vegapiel podría no contar con suficientes equipos. Si esto ocurre, el grupo tomará otro camino con el mismo objetivo, mantener el equilibrio entre competitividad y buen ambiente. "Es muy difícil estar tantos años exigiéndonos siempre más y continuar con la misma ilusión. Y eso solo se consigue con esfuerzo, trabajo y compromiso", comenta Andrés, uno de los jugadores.

La plantilla está formada por Nico, Héctor, Álvaro, Alejo, Diego, Javi, Nacho, Rober, Víctor, Miguel, Adri, Viti, Javi Zurdo, Salva, Andrés, Alberto, Pablo, José, Jesús, Pino y Bustillo. Carmen, Luis y José son los delegados. 

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído