No ha sido el mejor año de la corta trayectoria de un equipo hecho por amigos para los amigos. El Gomecello no ha tenido su temporada y después de sumar solo doce puntos en la primera fase, marcha por cero en la segunda. Nada nuevo para ellos después de un año en el que se plantearon tarde las cosas y propició que no se acabaran haciendo bien después de la salida de varios jugadores importantes que les llevaron a disputar la final de la Copa Arcos en su primer año de competición.

Y es que a varios amigos les entró el mono del fútbol. Con reuniones asiduas entre varios de los integrantes de la plantilla para disputar diferentes torneos, un día decidieron dar el salto de campos más pequeños al de fútbol 11 en el que pretenden seguir el año que viene aunque empezando de cero. Todos los integrantes del club tienen que sentarse alrededor de una mesa para tratar las bases sobre las que se asiente el nuevo proyecto. La primera de ellas, sin duda, será la implicación de cada uno de los futbolistas.

La anterior es, precisamente, uno de los problemas del conjunto este año tanto dentro como fuera del campo. En esta última es donde más se necesita sobre todo a la hora de buscar patrocinadores que hagan más fácil y barata la participación en el Trofeo Charro después también de que hayan tenido que ?mudarse? de Gomecello a Calvarrasa dadas las condiciones del terreno de juego en la localidad que da nombre al equipo.

Con este cambio de casa no ha llegado un cambio de estilo de juego. Al equipo le gusta tocar, también porque carecen de jugadores fuertes físicamente que puedan ir más al choque, y con esa idea seguirán aunque no le estén saliendo bien las cosas. Esto dentro, claro, porque fuera siguen siendo ese grupo de amigos unido con muy buen ambiente, aunque esta temporada haya provocado alguna discusión. Nada nuevo, por otro lado, entre personas que conviven.

Eso sí, pocas se habrán escuchado después de los partidos en un tercer tiempo dividido dadas las circunstancias. La nueva ubicación de los partidos de casa y el amplio espectro de jugadores que conforman el equipo con gente de Gomecello y alrededores hasta de Salamanca, ha provocado que las risas vayan por barrios. Algunos se van a Gomecello tal y como hacían el año pasado pero los que residen fuera del municipio prefieren hacerlo más cerca de sus casas.

Lo que es evidente es que los resultados son solo una excusa para poder ver a los amigos y reírse con ellos. Si es una victoria puede que las carcajadas se hagan más sonoras pero lo que no cambiará es la sensación de bienestar. Por eso quieren cumplir tres años en el fútbol modesto y todos juntos, pueden hacerlo. De momento, en el último encuentro disputado ya se notó una mejoría. Falta refrendarla con los últimos partidos y el comienzo de la próxima temporada. 

La plantilla está formada por Juan (portero); Felipe, Guille, Igle, Antonio, Santi, Emi, Fran, Mandy, David y File (defensas); Agus, Rober, Mellado, Jona, Chirri, Rubén, Manu y César (centrocampistas); Fofi, Ñike, Pollo y Javi (delanteros).

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído