Muchos en el club, en la Unión Deportiva Salamanca, en un día de lotería como el de este jueves, quedarían más tranquilos en su trabajo si cayera el Gordo en forma de marcha del actual presidente, José María Fernández Mañueco. Cierto es que se respiró cuando hace unas semanas explicaba que “no llegaré a comerme el turrón”, pero ahí está la prueba de todo lo contrario, pasan las fechas y sigue postrado en el palco unionista.

El actual presidente, que no se cansa que llegó “para hacer un favor a Pascual”, no abandona la entidad como él mismo prometió, apoyándose en que no tiene un sustituto de garantía, puesto que ha sondeado a varias personalidades de la ciudad que no han aceptado el cargo. Ahora bien, como el equipo ha empezado a reflotar y las cosas van bien, es un tema que el propio Mañueco no ha vuelto a mover.

Las declaraciones de Mañueco, donde siempre dice más de lo que debe y puede, han hecho tambalear prácticamente todos los estamentos del club, incluso hasta el punto de ser un dolor de muelas para los administradores. Las palabras contra Iñaki Muñoz y el desvelar la planificación que la UDS tenía prevista para estas navidades fueron las más sonadas desde que llegara al club.

En la entidad, pese a que no descartan que el cambio o la marcha de Mañueco pueda producirse, saben que no será ahora, pese a las palabras del propio protagonista, que ha manchado más que floreado toda la historia de la Unión Deportiva Salamanca, por imagen, palabras y actuaciones. Puesto que comenzará a comerse e turrón, ahora en la Unión muchos rezan porque se cumpla eso de “año nuevo, vida nueva”.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído