Desagradables incidentes al término del encuentro entre Bembibre y Perfumerías Avenida. Varios seguidores locales saltaron a la cancha muy exaltados en busca del entrenador perfumero Alberto Miranda. El propio Alberto había pedido tiempo muerto a falta de dos segundos para el final con cuatro arriba. La Guardia Civil se vio obligada a intervenir para evitar males mayores.

"El final es fácil de explicar. En la tensión del partido he pensado que íbamos solo tres arriba y que sacábamos debajo de canasta con dos segundos. Me he equivocado en ese tiempo muerto. Si hubiesen sido tres puntos en vez de cuatro tendríamos que haberlo pedido. Yo he entrenado en Ponferrada, no os imagináis el aprecio que le tengo a esta tierra y a la gente de este club. Lo siento, me he equivocado", explicaba Alberto Miranda en sala de prensa tras el bocinazo final.

"De principio hasta el descanso, no nos hemos sabido adaptar al nivel de arbitraje que se ha puesto. En la segunda parte hemos dejado de poner excusas y hemos seguido jugando y hemos equilibrado la batalla del rebote. Hemos hecho un buen tercer cuarto a pesar de que la rotación se ha acortado en la segunda parte. Hemos llegado con la gasolina justa al final porque Bembibre es un grandísimo equipo", continuó el técnico charro.

Y se marchó elogiando a la afición de Bembibre: "Se lo decía a Chiqui y a Velasco que se han enfadado mucho conmigo. Bembibre es un gran club de Liga Femenina. Lo que hicieron el año pasado fue casi un milagro y este año están peleando otra vez por entrar en playoff".

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído