Los inicios de temporada no suelen ser fáciles y menos para aquellos equipos que necesitan un periodo de adaptación para tomarle el pulso al trofeo. Eso le ha ocurrido al Bar Cambi, que para mayor desgracia se ha enfrentado en estas cinco primeras jornadas a cuatros de los gallos del Vasco de Gama, según asegura Antonio, su entrenador. De ahí que únicamente hayan sumado un punto, el logrado en la última jornada frente a La Place en un encuentro en el que iban perdiendo tres a cero y remontaron para empatar.
 
Esa competitividad es una de las señas de un equipo que esta temporada cumple 14 años con esta denominación. Siempre da la cara, no se esconde ante ningún rival y mete la pierna cuando hay que hacerlo. Combativo sí, pero no agresivo. Buena muestra de ello la dan los 9 trofeos a la deportividad ganados en este tiempo.
 
Antonio es el jefe del vestuario desde hace 12 años y define así a sus jugadores y forma de ver el fútbol: “Somos amigos, todo el que llega viene para jugar y se acaba quedando, nadie está de paso. Aquí todos juegan, no me entra en la cabeza sacar a un jugador para perder tiempo, aquí mínimo son 15 ó 20 minutos”.
 
Sin un objetivo clasificatorio claro, estima que el Bar Cambi terminará la competición de la mitad hacia abajo de la tabla. Como local disputa sus partidos en el Rosa Colorado, aunque a veces tiene que emigrar hacia el Lazarillo, y su vestimenta se compone de camiseta, pantalón y medias azul celeste.
 
A la espera de un par de fichajes aún, la plantilla está compuesta por Dudu (portero); Javi, Rumi, Ramón, José, Luis, Ángel Mari y Juanma (defensas); David, Kike, Óscar, Litros, Calala y Sergio (centrocampistas); Álvaro, Edu, Juan y José Luis (delanteros); y Bea y Pedro (delegados). 

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído