No está siendo, de momento, la campaña soñada para el alevín B del Villamayor. Lo bonito del fútbol, sin embargo, está en que siempre en una semana hay otra oportunidad para cambiar las malas sensaciones o reforzar las buenas. En este caso, los chicos que entrenan Dani y Diego lo hacen en ambas direcciones, mejoran su fútbol y siguen aprendiendo día a día.

Ese es el principal objetivo que hay marcado para este equipo, que aprendan para intentar ganar el siguiente. De momento, solo han jugado dos encuentros habiendo caído en ambos. Lo bueno de cometer errores es aprender de ellos para no volver a cometerlos y en ello están, sabiendo que las victorias acabarán llegando.

El conjunto está formado por trece jóvenes futbolistas divididos entre gente de primer y segundo año. Para estos últimos, la adaptación al fútbol once es ya algo esencial ya que el próximo año tendrán que aclimatarse a él quieran o no. Ello lo saben los entrenadores, que poco a poco le van explicando la teoría para llevarlo a la práctica más adelante e, incluso, poder entrenar a final de temporada con los infantiles para que el paso sea menos traumático.

El Salinar, también es cierto, lo permite. Al ser un campo no excesivamente grande, es el idóneo para dar un salto que siempre es importante. El cambio en el sistema o en el fuera de juego son solo dos ejemplos de a lo que se tendrán que enfrentar en el futuro año aunque ahora todavía sea demasiado pronto para pensar en ello.

Además de buscar el aprendizaje con el balón, eso sí, ya va llegando la edad de empezar a competir y eso también hay que aprenderlo. Al ser el alevín B intentan no exigirles demasiado para no asustarles aunque son conscientes de que hay que ir inculcándolo. También otros valores como el respeto hacia los entrenadores, compañeros y rivales para conseguir mantener un grupo, que es lo que se trata de fomentar.

Sobre el fútbol que se practica, se pretende hacerlo siempre con balón aunque el rival tenga mucho que decir en eso. Además, hay algún jugador que todavía se está aclimatando al conjunto e incluso al fútbol ya que nunca había jugado. Otros también llevaban bastante tiempo sin jugar después de hacerlo en prebenjamines.

La plantilla está formada por César Pérez (portero); Mario Carrero, César Fernández, Enrique y Ernesto (defensas); Álvaro (centrocampista); Adrián, Mario Bueno, Manu y Sergio (extremos);  Juan, Marcos y Kevin (delanteros); Dani y Diego (entrenadores).

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído