?Una cantera de Salamanca?, así define Simón, entrenador del primer equipo juvenil del Villamayor, a su club. ?Aproximadamente hay cinco jugadores en el Salmantino, cuatro en el Helmántico, tres en el Pizarrales y uno en el Nacional del Santa Marta. Villamayor no es un club de jugar al fútbol, competir y ganar, es una escuela?, explica con orgullo.

Este año le están yendo bien las cosas. El juvenil A marcha en quinta posición con 28 puntos y atraviesa una racha de ocho partidos consecutivos sin perder, una dinámica que quiere prolongar para poder luchar con los tres primeros (Peñaranda de Bracamonte, Salmantino B y Navega).

?Los primeros partidos les costó, la mayoría han venido del Juvenil B y no conocían mi filosofía de fútbol de intensidad, agarre y agresividad con el balón. Tras los dos primeros meses se han adaptado, lo han entendido y ahí empezamos a ganar?, apunta el técnico.

Simón suele emplear en sus partidos un esquema 4-2-3-1, aunque le gusta jugar con un falso delantero y con muchos balones cruzados entre los extremos, un juego en diagonal que suele sorprender a las defensas rivales.

El equipo se encuentra actualmente en el segundo ciclo de su preparación, donde las sesiones se reparten a partes iguales entre el físico y la táctica. La técnica queda en otro apartado, trabajan golpeos y controles con diferentes superficies, pero el entrenador tiene la convicción de que la técnica ?nace con el jugador?.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído