Más de 50 jóvenes con discapacidad buscan empleo en Salamanca

Representan el 14,2% del total de jóvenes con discapacidad en Castilla y León, que ascienden a 415. El número de desempleados jóvenes con discapacidad en Salamanca ha decrecido un 15,7% respecto al año pasado, mientras que en Castilla León el descenso ha sido del 8% en ese mismo período

 Empleo promueve la contratación de preparadores laborales para apoyar a trabajadores con discapacidad 
Empleo promueve la contratación de preparadores laborales para apoyar a trabajadores con discapacidad 

Según el tercer informe Jóvenes con Discapacidad, motor de futuro, un trabajo realizado por la Fundación Adecco y JYSK, así como en el análisis de informes oficiales como El mercado de Trabajo de las personas con discapacidad (SEPE, 2018) y Jóvenes con discapacidad en España (Injuve y Cermi, 2016), se ha dilucidado que 59 jóvenes con discapacidad buscan empleo en Salamanca.

Representan el 14,2% del total de jóvenes con discapacidad en Castilla y León, que ascienden a 415. El número de desempleados jóvenes con discapacidad en Salamanca ha decrecido un 15,7% respecto al año pasado, mientras que en Castilla León el descenso ha sido del 8% en ese mismo período.

El perfil es el de un hombre (63%), con discapacidad física (42%) que lleva más de un año desempleado (27,7%), mientras que un 67% busca su primer empleo y un 52% cree que tardará más de un año en encontrarlo. Por su parte, el 66% afirma haber sentido discriminación en algún proceso de selección, debido a su discapacidad y La tasa de actividad de los jóvenes con discapacidad es muy baja (28%). En otras palabras, el 72% no tiene empleo ni lo busca.

La formación de los desempleados con discapacidad sigue siendo considerablemente inferior a la del resto de los parados: sólo un 2% cuenta con estudios universitarios y un 11% acredita situación de analfabetismo.

Menor formación: el Talón de Aquiles

El nivel formativo es un factor determinante a la hora de garantizar el acceso al mercado laboral. Es una conclusión generalizada en todos los países miembros de la UE: a mayor nivel de formación, mayor tasa de ocupación y menor desempleo.

En este sentido, es significativo cómo entre los jóvenes de nuestro país la carencia formativa se alza como una de las principales causas de desempleo.

A través del informe Jóvenes con discapacidad y empleo en España (2016), hemos podido radiografiar el nivel formativo predominante entre aquellos que tienen discapacidad y compararlo con el resto de las personas de su edad. Llama la atención el importante gap existente: un 11% de los jóvenes con discapacidad es analfabeto (sólo un 0,28% de los de su edad) y apenas un 2% cuenta con estudios universitarios, frente al 11,9% del resto.

Por ello, Pablo Pineda, primer diplomado europeo con síndrome de Down apuesta por un modelo de educación inclusiva que ayude a equiparar a los jóvenes con discapacidad a las personas de su generación: “muchos jóvenes con discapacidad, especialmente intelectual, terminan su formación con 18 años y su única alternativa es un centro ocupacional o Centro Especial de Empleo. El reto es ofrecerles alternativas que les permitan prolongar su formación hasta los 25 años y, de este modo, estén mejor preparados para competir en el mercado laboral”.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído