El 96% de los funcionarios de la Junta de Castilla y León utilizó su propio ordenador para teletrabajar durante el confinamiento

La auditoría de la Inspección General de Servicios, publicada recientemente en el portal de Transparencia de la Junta de Castilla y León, recoge que la Administración Regional apenas proporcionó material a sus trabajadores para teletrabajar durante el confinamiento. El documento, de más de 300 páginas, analiza el trabajo en la Administración Pública de la Comunidad en el periodo comprendido entre el 16 de marzo y el 30 de abril de 2020, a través de entrevistas a una muestra de 477 trabajadores de servicios centrales y 985 de los servicios territoriales, Salamanca incluida

 3186898
3186898

Según la encuesta, tan sólo el 4% de los trabajadores recibió material proporcionado por la Junta para realizar el teletrabajo, por lo que la auditoría destaca entre sus conclusiones el "esfuerzo encomiable" realizado por los empleados públicos, "ya que algunos de ellos han adquirido un ordenador, por no disponer en su domicilio de ningún medio y no habérselos facilitado la Administración (...) otros trabajadores han realizado el trabajo no presencial exclusivamente con un teléfono móvil", asegura el documento facilitado por la Junta.

No obstante, de los 19 centros analizados, la Dirección Provincial de Soria proporcionó material a sus empleados (28 ordenadores, 46 móviles y 17 tablets), el Servicio Territorial de Hacienda de Ávila y la Gerencia Provincial del ECYL de Segovia facilitó un ordenador a todos los trabajadores que podían hacer su trabajo de forma no presencial y no contaban con los medios necesarios. 

Dificultades

El documento indica que el teletrabajo de los empleados públicos de la Junta durante el confinamiento se ha complicado por varias dificultades que han comprometido la realización de las actividades o, al menos, han incrementado los tiempos para su desarrollo. Estas dificultades han sido, principalmente, el compartir los medios personales disponibles con otros miembros de la unidad familiar y el haber utilizado medios personales obsoletos y con un nivel de seguridad precario que imposibilitaba la utilización de la conexión remota. 

La mitad de los funcionarios, sin poder llevar a cabo sus funciones habituales

La mitad de los funcionarios de Castilla y León no pudo poner en práctica todas sus funciones de trabajo durante el confinamiento generado por la pandemia. El 54,2% de los empleados públicos no pudo realizar todas sus funciones ante la suspensión de plazos administrativos, la ausencia de digitalización de expedientes, la falta de firma electrónica o la "necesaria" adecuación de procedimiento. 

Además, el 47,2% de los analizados considera que el volumen de trabajo ha sido superior por la pandemia, ante la necesidad de puesta en marcha de nuevos procedimientos con tramitación electrónica o con el incremento de las consultas de los ciudadanos. Además, el 50,1% de los casos considera que el tiempo necesario para desarrollar sus funciones ha sido superior durante el teletrabajo.

Valoración positiva del teletrabajo

La nueva reorganización del trabajo en relación con el cumplimiento de las funciones de los servicios ha arrojado un saldo de opinión claramente favorable, ya que en un 77,9% la valoración es positiva o muy positiva. Además, el 76,49% de los casos considera que se pueden ejercer las funciones de forma no presencial, sin ningún tipo de restricción o con alguna adaptación. 

Las principales ventajas, según consideran los funcionarios encuestados, han sido el ahorro de tiempo de desplazamiento, contribuir a la protección del medio ambiente y a la lucha contra la contaminación, e incidir positivamente en las políticas contra la despoblación del medio rural, "tan necesarias en esta Comunidad".

También han contado con una mejor conciliación, un aumento de su rendimiento y una mejora de la actitud de los trabajadores. Respecto a los inconvenientes que los funcionarios han percibido, destaca la falta de medios tecnológicos en casa y la ausencia de instrucciones precisas por parte de sus superiores a la hora de realizar su trabajo.

Recomendaciones de la inspección

El documento de la inspección recomienda elaborar un plan de contingencia por si hubiera una segunda ola en la epidemia del coronavirus. "La Administración debe tener previstos mecanismos para poner en marcha, con carácter inmediato, las medidas necesarias para reorganizar el trabajo, de forma que se garantice la mejor prestación posible de los servicios públicos", informa, e indica que "es prioritario dotar a la Administración de un plan de contingencia con el que hacer frente rápida y eficazmente a estas posibles situaciones". 

Por ello, Inspección propone también que se lleven a cabo fichas de configuración para conocer qué material, horario y funciones tiene cada trabajador; así como la creación de grupos de trabajo para hacer un seguimiento del trabajo de los empleados y que cada funcionario cumplimente un documento de compromisos.

También se recomienda elaborar un plan individual con las tareas, la progresión y la periodicidad de su cumplimentación. La cuarta recomendación implica a los jefes: que ofrezcan instrucciones claras y precisas sobre el desarrollo del trabajo: canales oficiales y por escrito, con preferencia al correo corporativo, videoconferencias y la determinación de las franjas horarias de disponibilidad.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído