Agentes medioambientales exigen a la Junta vehículos con señales de emergencia para evitar "multas" y proteger al ciudadano

Recuerdan tres situaciones en los que los trabajadores han sido multados por exceso de velocidad, cuando iban a apagar un incendio. "Nuestro compañero fue denunciado por la Guardia Civil de Hervás cuando iba a sofocar un fuego en el límite entre las provincias de Salamanca y Cáceres porque el coche no estaba regulado como vehículo de emergencias", asegura Esaú Escolar, Presidente de APAMCYL

 1624706
1624706

La Asociación Sindical Profesional de Agentes Medioambientales de Castilla y León (Apamcyl) reclama a la Junta la dotación a su flota de vehículos con las señales luminosas y acústicas establecidas por ley. Lo hacen para evitar, así, "nuevas multas" que tienen que "pagar de su bolsillo" los trabajadores en el "ejercicio de su profesión" y para desempeñar de una manera más efectiva su llegada y posterior trabajo en el lugar del suceso.

“La Junta lleva años haciendo caso omiso a nuestras reclamaciones en cuestión de los rotativos v1 de color azul, que es así como se llaman” afirma Esaú Escolar, Presidente de APAMCYL, a SALAMANCA24HORAS.COM

La Orden Ministerial PCI/810/2018, publicada el 31 de julio de 2018 en el BOE y que modificaba el Reglamento General de Vehículos, recogía que “la señal luminosa de los vehículos de extinción de incendios, asistencia sanitaria y protección civil-salvamento será de color azul”. Puesto que, la última orden del Sistema Nacional de Protección Civil “nos incluye a los Agentes Medioambientales dentro de los agentes de protección civil, nos corresponde esa señalización”, continúa Escolar.

Esta exigencia, asegura, es por el bien común de todos: “Nosotros en verano, cuando acudimos a cualquier incendio, pasamos a alta velocidad por pueblos que están llenos de gente. Nos encontramos que un gran número de personas no facilitan nuestro paso y nos recriminan esta acción porque no entienden, al no tener señalización luminosa ni acústica, que somos las personas que estamos trabajando en esa emergencia”, explica Esaú Escolar, quien además añade que se han encontrado situaciones en las que han sido multados por la Guardia Civil por estos casos.

En este sentido, recuerdan tres situaciones, el último en 2017, en los que los trabajadores han sido multados por "exceso de velocidad" cuando iban a "apagar un incendio". "Nuestro compañero fue denunciado por la Guardia Civil de Hervás cuando iba a sofocar un fuego en el límite entre las provincias de Salamanca y Cáceres porque el coche no estaba regulado como vehículo de emergencias", señala el presidente de APAMCYL. "Pese a las explicaciones y los recursos, uno de ellos ante la Delegación Territorial de la Junta, fue denunciado por conducción temeraria y tuvo que abonar los 500 euros de multa y se le retiraron tres puntos del carnet de conducir, porque, en estos casos, es el conductor el único responsable de la infracción", añade.

Por eso insisten en que se dote a la flota, de cerca de 700 vehículos, con los dispositivos sonoros y lumínicos que establece la Ley de Protección Civil “Se ha pedido muchas veces y no nos han hecho caso. Tengo un escrito de Vicente Rodríguez, Jefe del Servicio de Defensa del Medio Natural, donde pone que cuando se cambiara la normativa, cosa que pasó en 2017, tendríamos los rotativos. Estamos en 2019 y seguimos igual. Es patético” afirma Esaú  que además advierte que los últimos 500 vehículos que les han  llegado siguen sin tener esos distintivos “cuando se podía haber incluido en el contrato de licitación".









“Un cazador nos da una voz y tenemos que abandonar la zona”

Las reclamaciones de APAMCYL también pasan por una mayor protección de sus agentes, así como de la valoración de su trabajo. “Siempre estamos reclamando medidas de seguridad y no solamente de forma pasiva, como es en este caso con las normas viales que nos protegen a nosotros y a los ciudadanos, también reclamamos seguridad activa para nuestros agentes. No podemos entender porque por protocolo de seguridad tenemos que abandonar inmediatamente una zona si un cazador, por ejemplo, nos da una voz ‘más alta que otra’ o si la situación se pone complicada”, lamenta Escolar.

“Como mucho nos dicen que pulsemos el botón de emergencias de una aplicación para móvil que hemos comprobado que luego no es efectiva. Pulsamos ese botón y solo aparece en la pantalla que esté activada en la central de incendios” continúa Esaú, que asegura que en invierno la atención de ese botón es prácticamente nula: “una vez para comprobar el funcionamiento, dimos un aviso de emergencia un viernes por la tarde; nuestra sorpresa vino cuando no recibimos una respuesta inmediata y nos llamaron el lunes para saber qué había pasado ese día”.

Desde APAMCYL demandan medios de defensa y la revisión de ese protocolo de seguridad porque “está hecho por gente que no sale al campo y no sabe lo que es estar sobre el terreno y tener que enfrentarte, por ejemplo, a un ganadero que está nervioso por un ataque de lobos. Es todo un poco sin criterio”

Del mismo modo, solicitan tener acceso a determinada información para controlar mejor las incidencias que puedan llevar a cabo ganaderos, cazadores, agricultores o cualquier ciudadano. “No tenemos acceso a ningún tipo de base de datos, no podemos saber si una persona tiene en regla los papeles, bien de una explotación, de unos animales o de cualquier otro tipo. Para eso que nos dejen de lunes a viernes de 8:00 a 15:00 horas y ya está, porque para eso no estamos. Lo que no se puede es tener una reglamentación como agentes de protección civil donde podemos decomisar armas y cualquier tipo de actuación en el medio ambiente, pero luego contemos con los recursos básicos” , concluye Esaú Escolar, Presidente de APAMCYL.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído