Ángel Fernández Silva llega a la concejalía de Juventud como un “radical en moderación” y avala la vuelta de Daniel Llanos al PP

El edil habla con SALAMANCA24HORAS sobre los jóvenes, su predecesor, su tío, la Nochevieja Universitaria y el Cholo Simeone

Ángel Fernández Silva llega a la concejalía de Juventud como un “radical en moderación” y avala la vuelta de Daniel Llanos al PP
Ángel Fernández Silva llega a la concejalía de Juventud como un “radical en moderación” y avala la vuelta de Daniel Llanos al PP

Profesor asociado en el área de Derecho Constitucional de la Facultad de Derecho de la USAL desde 2019 y Coordinador del Grupo Municipal del Partido Popular en el Ayuntamiento entre 2011 y 2021, Ángel Fernández Silva es el nuevo concejal de Juventud del Ayuntamiento de Salamanca. Sobrino de Alfonso Fernández Mañueco, accede al cargo de forma inesperada, tras la dimisión de Daniel Llanos motivada por un positivo en alcoholemia.

- ¿Cómo y cuándo recibió la noticia de que iba a hacerse cargo de la concejalía de Juventud? ¿Se lo esperaba?

Muy poco antes de que mi compañero Daniel Llanos hiciera pública su decisión de dimitir y de cesar de sus responsabilidades públicas, él me llamó por teléfono y me comunicó su decisión. Una decisión que creo que le honra, ha dado un gran ejemplo. A partir de ahí, yo era el siguiente en la lista electoral y, cuando uno va en una lista, asume que le puede llegar. Considero que tengo esa vocación polítca y un conocimiento previo del Ayuntamiento, porque formaba parte de la estructura del Grupo Popular. Yo era el siguiente y la intención del alcalde y lo que me indicó en los días posteriores a la renuncia de Dani es que contaba conmigo para la tarea de gobierno, y asumo la responsabilidad.

- ¿Cuáles son los principales retos a los que cree que deberá hacer frente como responsable de esta área del Ayuntamiento?

Consolidar todos los programas existentes en juventud. Creo que se ha hecho un buen trabajo hasta ahora y hay programas que han dado buenos resultados, lo que no quita para que podamos innovar.

Me interesa, especialmente, mejorar la comunicación con los jóvenes, tanto directamente con el colectivo como con las asociaciones juveniles. Hay asociaciones que están haciendo un gran trabajo en la ciudad y hay que mostrarles que este es un Ayuntamiento muy abierto, que escucha a todo el mundo. Quiero que vean al Ayuntamiento menos como algo político y más como una administración cercana.

Por lo tanto, escuchar y, a partir de ese refuerzo de la comunicación, tratar de potenciar toda la creatividad de los jóvenes, conectando siempre con su formación y con el mundo laboral.

- ¿Qué cuestiones considera que preocupan principalmente a los jóvenes de Salamanca en este momento?

En primer lugar, estamos en una etapa de enorme incertidumbre, sobre todo por la pandemia y por las consecuencias de la crisis sanitaria, que se ha convertido ya no solo en sanitaria, sino en social y económica. 

En segundo lugar, el futuro laboral y personal de los jóvenes. Hasta los 22 o 24 años, lo que más les preocupa es la formación y, a partir de esa edad, empiezan a surgir otras preocupaciones, como la estabilidad laboral, el acceso a la vivienda, poder formar una familia, si se quiere, y conciliar la vida laboral y familiar. El Ayuntamiento quiere dar certidumbre a los jóvenes, que reciban la confianza y la orientación de las instituciones. Y, por supuesto, están las oportunidades. Vivimos en una ciudad que tiene más de 30.000 estudiantes matriculados en las universidades, a lo que hay que añadir formación profesional, y tenemos que ser capaces, no de retener a todos, pero sí de ofrecer un futuro en nuestra tierra al que lo desee.

- ¿Cómo valora la labor de su predecesor durante los años en los que fue concejal?

Muy positiva. Ha hecho un excelente trabajo en todas las áreas que ha tenido y pese a su acumulación de áreas ha sido capaz de sacar proyectos importantes dentro de Juventud. Su capacidad de trabajo ha sido muy buena y, en general, la sociedad salmantina y, en particular, los jóvenes, creo que valoran positivamente su actuación. Le honra también el gesto y la asunción de responsabilidad que ha tenido como consecuencia de un error grave personal.

- ¿Ha hablado con él en los últimos días? ¿Sobre qué?

Sí, por supuesto. Me ha puesto al día sobre los temas más importantes y lo más urgente y me ha dado consejos sobre el día a día y la gestión del Ayuntamiento. Daniel es una persona muy experimentada y eso es muy importante. Últimamente, está más de moda hablar de la renovación, pero eso siempre hay que combinarlo con la experiencia. Eso me va a permitir, con su consejo y con su ayuda, mejorar de cara a los jóvenes. Creo que la colaboración es muy positiva y voy a intentar que no se note mucho este cambio.

- ¿Apostará entonces por un cambio de rumbo en la forma de hacer las cosas en la concejalía de Juventud o por un trabajo continuista?

Vamos a tratar de innovar ,pero sobre la base de lo realizado. Se mantendrán los programas existentes con matices, si las circunstancias lo permiten. Innovar no supone una ruptura completa con lo anterior, es como la reforma de una casa. Mejoras lo que puedes y quitas lo que no quieres, pero mantienes aquellos elementos que sí sirven. A partir de las reuniones con colectivos surgirán necesidades e ideas y vamos a ir estudiándolas para ver su viabilidad y si son positivas para los jóvenes. Por dar un porcentaje, un 70% sería la base existente.

- ¿Va a compaginar su actual labor en la Universidad de Salamanca con su nueva responsabilidad en el Consistorio? ¿Cuál de las dos es más importante para usted en este momento y de cara a su futuro?

Sí. Ahora, la responsabilidad que asumo es importante y siempre a un cargo público hay que tenerle respeto y dedicarle muchas horas. Hasta ahora, me he organizado bien, ya formaba parte del Ayuntamiento como coordinador del Grupo Popular y mantenía una labor docente e investigadora en la Universidad. Probablemente lleve más tiempo la concejalía, sobre todo si uno prentende hacerlo bien. En el mundo académico a investigador tienes más margen de organización. Ahora, las responsabilidades públicas y políticas me van a decir qué tiempo va a quedar para lo otro. Hay tiempo para ambas cosas, ya hay concejales que compatibilizan su faceta profesional con su labor pública y son buen ejemplo. Yo siempre digo que, si quieres que algo funcione, debes encargárselo a alguien ocupado.

- ¿Le gustaría hacer carrera política dentro del Partido Popular?

Hay que tener claro que la política, hoy, ya no puede ser para toda la vida. Da mucha independencia tener un futuro laboral y dedicarte unos años a la política, los que los ciudadanos y el propio partido decidan, porque a veces confundimos la política con un trabajo y no lo es. Es una vocación y es servicio público al ciudadano. Por lo tanto, no decido yo qué tipo de carrera política, ni cuántos años, ni dónde. Lo deciden los ciudadanos, que son los que votan, y el propio partido. Sí tengo interés, evidentemente, por la política, pero, como dice el Cholo Simeone, partido a partido. Tengo claro, eso sí, que mi futuro tiene que estar vinculado a la universidad, pero ahí, también, partido a partido. La política es efímera y, por independencia a la hora de tomar decisiones, da mucha tranquilidad tener otra cosa.

- ¿Le ha pesado mucho ser “el sobrino de Alfonso Fernández Mañueco"?

Depende de para quién. Para mí, yo creo que no. Somos personas distintas. Es lógico que se nos pretenda vincular, porque somos familia, pero uno no elige la familia en la que nace. Evidentemente, yo tampoco quería esconder cierto interés por la política por sus responsabilidades y su importancia. Siempre he tenido claro que en ningún caso yo podía perjudicar a los demás. Ni me ha beneficiado ni me ha perjudicado. Lo que he querido hacer dentro del partido he podido hacerlo y uno responde por sus propios actos. Yo lo he llevado bien, hay que naturalizar esa situación. Espero que a cada uno se nos valore por la gestión y la capacidad de trabajo, no tanto por cuestiones personales o familiares.

- ¿Le pareció correcto que Daniel Llanos presentara su dimisión?

Bueno, sí, desde su punto de vista personal. Le puede dar tranquilidad, le puede liberar de la responsabilidad y creo que le honra. La exigencia de los ciudadanos es alta y su dimisión es consecuencia de eso, además de la autoexigencia de Daniel Llanos. Cometió un error grave y, a diferencia de lo que ha ocurrido en otros casos parecidos, dimitió, lo que creo que le honra y le podrá venir bien. Si el día de mañana los ciudadanos y él estiman que puede volver a asumir responsabilidades públicas podrá decir a los demás y a la oposición que ya asumió su responsabilidad, tanto judicial como política. Es una salida que da ejemplo y que combate esa idea de que los políticos no asumen responsabilidades. Si un Ayuntamiento está exigiendo el cumplimiento de las normas a los ciudadanos, los primeros que tenemos que cumplir las normas somos los representantes.

- ¿Consideraría aceptable que el Partido Popular le ofreciera otro puesto a Llanos en el futuro?

Sí, por supuesto que sí. Ha cometido un error grave, que es un delito, y ha dimitido de sus cargos. El perdón, como errar, es humano, y uno tampoco tiene que cargar con un error puntual toda la vida. Ha demostrado que políticamente es muy válido, que su gestión ha sido muy buena. Ha optado por la máxima responsabilidad, que es dimitir. No podemos privarlo a él y a los propios ciudadanos de que en el futuro adquiera responsabilidades. Siempre, eso sí, hay que someterlo a la opinión de los ciudadanos y a la del propio partido, que es el que configura nuestro sistema, las listas electorales, etcétera. Él ya ha pagado por su error y los ciudadanos tienen que ser conscientes, y la oposición también, de que detrás de los cargos hay una persona, y no podemos hundir a una persona por un error. Yo respondo por él y es una persona muy válida, no le puede acompañar un error puntual toda la vida.

- ¿Cree que debería permitirse ya la apertura total del sector del ocio nocturno?

Las medidas tienen que ser proporcionadas y paulatinas porque, de lo contrario, podemos incurrir en una euforia excesiva que no se corresponde con el escenario epidemiológico. Gracias a la campaña de vacunación, estamos viendo como los niveles están descendiendo. Hay que compatibilizar la salud con la economía y creo que actualmente el marco es moderadamente generoso. Tengo diversos conocidos en el mundo de la hostelería que se han sabido adaptar a la situación y, ahora, se abre un futuro muy positivo. Los cambios tienen que ser para mejor, porque volver a trás sería la muerte para ellos. Para eso es muy importante la proporcionalidad entre el nivel de inmunización de la sociedad y la apertura, y es muy importante dar certidumbre. Ahí, el Gobierno no lo ha sabido hacer y las comunidades autónomas se han comido el marrón.

- ¿Durante las Ferias y Fiestas, apostaría por habilitar un espacio al aire libre para que los jóvenes consumieran bebidas en la calle además de en los bares?

Desde las administraciones no podemos fomentar el consumo de alcohol, o tenemos que circunscribirlo a un consumo muy responsable. Que un ayuntamiento habilite espacios para el consumo de alcohol no sería positivo. Tenemos que transitar hacia un modelo de ocio saludable y, ahí, el modelo de Ferias y Fiestas actual encaja. Lógicamente, el que quiera tomarse una cerveza o un vino puede hacerlo en los establecimeintos que están para ello. Desde las administraciones no sería lógico ni positivo para los jóvenes que fomentásemos el consumo de alcohol. Un ocio saludable no está reñido con divertirse.

- ¿Qué opinión tiene sobre la Nochevieja Universitaria? ¿No choca con ese modelo que acaba de describir?

Viví como universitario su nacimiento y su evolución. Surgió como una iniciativa de los universitarios, muy positiva, y luego se ha institucionalizado o patrimonializado, lo que es también lógico, y le ha dado estructura al evento. Como todo en la vida, tiene su parte positiva y su parte negativa. Es como la Feria de Abril, como los Sanfermines o como otras celebraciones. 

Hay mucha gente que acude a Salamanca, algo que, probablemente, será positivo en lo económico, y la promoción de la ciudad creo que es muy positiva, porque aparece en televisiones e informativos a nivel nacional y eso es algo impagable. Al recibir visitantes de otras ciudades y de otros países, también tenemos un impacto positivo turístico. Por otra parte, eso genera una serie de consecuencias en el ámbito de la limpieza, pequeñas molestias a los vecinos, que son daños colaterales. Habría que hacer un balance de pros y contras, pero yo creo que, hasta el momento, la celebración tiene más pros que contras. El Ayuntamiento no organiza la Nochevieja Universitaria, simplemente concede permisos para una actividad reglada. Hasta el momento, comparativamente hablando con otras noches del año, no existen tantos incidentes ni tantos problemas de salud o de convivencia. A algunos nos gusta más, a otros nos gusta menos, pero nadie obliga a nadie a acudir a la Nochevieja Universitaria y, por fortuna, es un día al año.

- ¿Se quitará la mascarilla cuando deje de ser obligatoria?

Al aire libre yo creo que sí, siempre que mantengamos las distancias de seguridad. Que deje de ser obligatoria es un síntoma de que hemos hecho las cosas bien. En los ambientes privados, si estoy con personas con las que no convivo, la llevaré puesta.

- Si la cita para vacunarse le pilla de vacaciones fuera de Salamanca, ¿qué hará?

Pues vacunarme. Renunciar a un día de vacaciones, venir y volver, pero no perdería la oportunidad. Está en juego la salud y la vida de cada uno y de los demás. Además, mi novia es enfermera, esta vacunando, y me echaría la bronca si renunciara a un privilegio como es poderse vacunar.

- ¿A qué hora pone la lavadora?

Hasta ahora, cuando hacía falta. A partir de ahora, lamentablemente, tendré que reprogramar mis hábitos. Creo que ha sido un revés muy negativo para clases medias y trabajadoras y para los jóvenes, que no nos podemos permitir excesos. La situación económica de las personas no se corresponde con el discurso del Gobierno, y eso es muy negativo. Cuando un Gobierno dice que no va a dejar a nadie atrás, pero sube la luz a todos los españoles, o no lo han sabido hacer bien o nos están engañando. La falta de regulación del ámbito de las eléctricas es una medida muy negativa que va a afectar a la economía de los españoles, especialmente de los jóvenes. Lamentablemente, o sufrimos las consecuencias o cambiamos nuestros hábitos. Decirle a la gente que planche o que ponga la lavadora de 12 de la noche a 8 de la mañana es rocambolesco. Algo se ha hecho mal y ojalá este Gobierno u otros puedan asumir esa situación. Los miembros de Unidas Podemos ponían el grito en el cielo con otros gobiernos de otros colores políticos con subidas de la luz inferiores a la actual y, ahora, no solo no han cambiado la situación, sino que es más gravosa.

- ¿Le importaría hacerse una foto en la plaza de Colón al lado de Santiago Abascal?

No soy especialmente amigo de Vox. No me parecen buenos los extremos en política. Si soy radical en algo es es moderación. Es muy positivo ser moderado y tranquilo en las posiciones políticas y, últimamente, algunos discursos políticos de los extremos no aspiran a solucionar los problemas, sino a aprovecharse de los problemas. Lo hemos visto con la crisis migratoria con Marruecos y con otros asuntos de la Unión Europea, o con la crisis en Cataluña.

Creo que ha habido partidos que, siendo plenamente legales y constitucionales, no son plenamente compatibles con determinados consensos que han sido muy positivos en la historia democrática y constitucional española. Yo a mis alumnos les digo que tan cuestionable y, hasta cierto punto, inconstitucional, puede ser la independencia de Cataluña como plantear la eliminación de las comunidades autónomas.

Comprendo que, ideológicamente, el partido Popular esté más cerca de Vox que de Unidas Podemos y, como consecuencia de la fragmentación parlamentaria, es cierto que el PP ha recibido apoyos parlamentarios de Vox. En Castilla y León tenemos un gobierno PP-Ciudadanos, igual en Salamanca y, por fortuna, no existe representación de Vox en el Ayuntamiento. Pero el PSOE se ha aprovechado de Vox y, hasta cierto punto, lo ha fomentado para dividir al Partido Popular. No es bueno que fomentemos esos extremos y tampoco criminalizar a un partido como Vox y blanquear a otros como Bildu, o como Unidas Podemos, o como Esquerra Republicana. Es negativo que el Gobierno actual dependa de partidos que no tienen como propuesta mejorar España, sino destruirla.

Es positivo que el PP muestre su oposición a los indultos y tampoco nosotros vamos a responder por quienes vayan a esa manifestación.

- Como atlético confeso, ¿celebró la Liga?

He sufrido mucho, porque la he visto ganada y perdida muchas veces, y la celebré con mucha liberación, mucha alegría y cierta contención, porque estamos en unas circunstancias que no permiten que sea como otras celebraciones. Ha sido una Liga competida, caracterizada por ese gen atlético de saber resistir, estando en circunstancias malas respecto a tus competidores, saber competir y saber ganar.

- Si le dieran a elegir entre ver al Atlético campeón de la Champions o a Alfonso Fernández Mañueco presidente del Gobierno, ¿qué preferiría?

Vamos a empezar por ver al Atlético de nuevo campeón de Liga y a Alfonso siguiendo al frente de la Junta de Catsilla y León. Lo digo porque no sé si sus intenciones son, algún día, ser presidente del Gobierno. Tenemos a un presidente del partido, Pablo Casado, que es el que va a aspirar a la presidencia del Gobierno. En las circunstancias actuales, el Atleti campeón de Champions y Alfonso Fernández Mañueco presidente de la Junta. El Atleti sí es candidato a ganar la Champions pero Alfonso es candidato a seguir de presidente autonómico.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído