Las ayudas ordinarias a las familias en situación de vulnerabilidad de Salamanca aumentan un 20%

Los Centros de Acción Social (CEAS) repartidos por toda la ciudad prestaron atención el pasado año a 1.865 familias especialmente necesitadas, 614 más que en 2020

7 Comentarios

Familia pasea bajo la lluvia
Familia pasea bajo la lluvia

El Ayuntamiento de Salamanca aumentó las atenciones prestadas a las familias de la ciudad en los Centros de Acción Social durante el pasado ejercicio. En total, se han cuantificado 14.172 atenciones llevadas a cabo. Las consultas estuvieron relacionadas, en su mayoría, con valoraciones de dependencia, ayudas económicas así como la participación en actividades para los distintos programas que se llevan a cabo en los CEAS: campañas de verano, ludotecas, talleres, etc., así como los servicios a la dependencia: ayuda a domicilio, comida a domicilio y teleasistencia.

El Ayuntamiento de Salamanca ha mantenido la línea de apoyo a las familias que más lo necesitan y que se vieron especialmente afectadas por la situación económica derivada de la crisis del coronavirus. Si el año 2020 fue especialmente complicado, con 1.251 intervenciones a familias, durante el año 2021 aumentaron a 1.865 familias. En total fueron 1.139 familias con escasos recursos las que recibieron ayuda, con un importe destinado de 1,1 millones de euros un 20% más que en el año anterior. De todas ellas, 428 aportaciones se destinaron al pago del alquiler de la vivienda y 711 para ayudas para situaciones de urgencia social.

Además, la crisis derivada de la pandemia derivó un incremento de familias en situación de vulnerabilidad, por lo que el Ayuntamiento destinó una nueva línea específica de ayudas, con 68 expedientes concedidos por un importe total de 138.389 euros. También se tramitaron otras 68 prestaciones por "causas de fuerza mayor" con una dotación de 136.766 euros.

Desde el Ayuntamiento de Salamanca también se ha prestado atención a familias en riesgo de desahucio. En este sentido, fueron 1.269 personas beneficiadas pertenecientes a familias en situación de emergencia social, con todos sus miembros en paro, con escasos ingresos y que no podían hacer frente al pago de la hipoteca, de modo que sufragaron los gastos de la vivienda mientras se trabajaba en la reestructuración de la deuda hipotecaria.

Los Centros de Acción Social también llevaron a cabo una labor de valoración para la solicitud de la Renta Garantizada de Ciudadanía, con 762 expedientes tramitados.

Además de estas acciones, los CEAS han llevado a cabo una importante labor de formación y educación para la integración social de menores y jóvenes de todos los barrios de la ciudad, así como la participación en ludotecas municipales, los programas concilia de Semana Santa y Navidad o la campaña 'Apúntate al verano'.

El servicio de animación socio comunitaria ha prestado atención a 103 casos, mientras que el programa 'Educar en familia', dirigido a padres y madres para prestar una adecuada atención a los hijos contó con 56 participantes.

El programa Ludotecas, dirigido a menores de 3 a 8 años, ha continuado con su finalidad socioeducadora, de integración en el entorno comunitario y de conciliación de la vida familiar, personal y laboral, con actividades orientadas al fomento del desarrollo de los menores. En total fueron 343 niños y niñas los participantes. Por su parte, el programa 'Conciliamos' prestó una alternativa de conciliación de la vida familiar y laboral en los periodos vacacionales a 672 participantes, mientras que el programa 'Apúntate al verano' ofertó 3.850 plazas distribuidas en los meses de junio, julio, agosto y septiembre, con servicio de madrugadores y tardones incluido. En total participaron 3.128 menores.

Al margen de todas estas acciones, un centenar de menores se beneficiaron del programa Animabarrios, otros 75 participaron en talleres de apoyo a la escolarización, mientras que se intervino con 350 menores más a través de programas para la mejora del proceso de enseñanza-aprendizaje del propio menor y sus familias. Un seguimiento que se vio complementado con el control del absentismo que se lleva a cabo desde los CEAS, con 457 casos analizados durante el pasado año.

El trabajo con adolescentes permitió poner en marcha tres grupos con jóvenes de entre 13 y 17 años que trabajaron en acciones preventivas formativas así como en la promoción de capacidades y recursos personales y sociales. En total se beneficiaron 35 adolescentes.

Por último, la labor de ayuda y apoyo de los CEAS se vio reflejada en programas dirigidos a la integración social de adultos y mayores, con aulas de inclusión y promoción para la mujer, con 137 participantes, así como talleres formativos ocupacionales y de desarrollo personal y comunitario.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído