El ayuno intermitente ayuda a perder peso pero tiene efectos adversos

Llevar un control de nuestro peso es muy conveniente, al igual que perder esos cuantos kilos que nos sobran de más. Sin embargo, para hacerlo es imprescindible ponerse en manos de expertos que se encarguen de trazarnos la dieta o el plan que más se adecue a nuestro cuerpo. Perder peso no es un juego y por ello, no debe hacerse a cualquier precio

Ayuno intermitente | Fotografía EP
Ayuno intermitente | Fotografía EP

Las técnicas de perder peso se han puesto de moda en los últimos tiempos. A muchos el confinamiento y la llegada operación bikini les ha motivo a conseguir un cuerpo fitness, pero ¿a cualquier precio?

Cuando alguien toma la decisión de perder peso es importante que no lo haga por su cuenta, ya que sin querer puede exponer a su cuerpo a un gran problema de salud, que con el tiempo se puede ver agravado.

Para reducir el peso corporal existen multitud de técnicas, muchas de ellas peligrosas debido a los conocidos “efectos rebote”.

La última en ponerse de moda es el ayuno intermitente. El principal objetivo de este método es disminuir la cantidad de calorías totales ingeridas, y consiste en no ingerir ningún alimento durante al menos 12 horas. Aunque hay que destacar que sí se permite el consumo de líquidos que no contengan edulcorantes.

Esta es una técnica óptima para perder peso a largo plazo y reducir el riesgo de padecer enfermedades metabólicas como la diabetes o la obesidad. Sin embargo, hay que tener en cuenta lo que ha revelado un estudio reciente de la OCU “el ayuno intermitente es tan efectivo en la pérdida de peso a corto plazo como la reducción energética continuada clásica, pero todavía existen varias incógnitas sobre esta técnica de adelgazamiento que deberían ser desveladas a partir de estudios a la largo plazo bien diseñados”.

Aunque lo cierto es que muchas investigaciones revelan que la forma que tiene el ayuno a la hora de perder peso es por el uso en exceso de la grasa del tejido adiposo para la obtención de la energía, el estrés nutricional y el reloj biológico. En relación a los kilos que se pueden perder, la balanza desvela que está entorno a los 5-10 kg entre los 3 y los 12 meses.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído