El Ayuntamiento volverá a congelar en 2022 los impuestos municipales y, con carácter general, las tasas, precios públicos y tarifas

El año próximo también se mantendrán todos los beneficios fiscales para las familias en función de sus ingresos y las medidas tributarias para paliar los efectos de la crisis económica derivada de la pandemia

14 Comentarios

Contenedores de basura en una calle de Salamanca | Foto: S24H
Contenedores de basura en una calle de Salamanca | Foto: S24H

El Ayuntamiento de Salamanca volverá a congelar en 2022 los cinco impuestos municipales, incluidos Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI), Plusvalía, Impuesto de Actividades Económicas (IAE), Impuesto sobre Vehículos e Impuesto sobre Construcciones, Instalaciones y Obras (ICIO) y, con carácter general, las tasas, precios públicos y tarifas, salvo la necesaria adaptación de alguna de estas a la evolución de los precios por las distintas exigencias contractuales. En este último caso, según fuentes municipales, se aplicará el Índice de Precios al Consumo (IPC) de mayo, el 2,7 por ciento, más favorable para los contribuyentes que el actual del cuatro por ciento o el 3,3 por ciento de agosto.

Según recordó el Consistorio, la administración congela desde 2015 todos los tributos municipales, así como la tasa de basura y las tarifas del autobús, dos servicios públicos que afectan a la práctica totalidad de la población. Esta decisión se ha combinado con la rebaja de algunos impuestos municipales, como la del IBI un cinco por ciento en 2019 y, previamente, la de la Plusvalía, entre el 5,4 y el siete por ciento, y el ICIO, entre el 66 y el 90 por ciento para acciones de rehabilitación en los edificios de viviendas en la ciudad.

A mayores, en 2022 se mantendrán todos los beneficios fiscales para las familias en función de sus ingresos y las medidas tributarias adoptadas para paliar los efectos de la crisis económica derivada de la pandemia de Covid-19. Entre estas últimas, destaca la reducción del 99 por ciento en la tasa de terrazas, mismo porcentaje que otras tasas de ocupación de la vía pública, como la aplicada para los mercadillos o las atracciones de ferias.

"Esta contención choca con la política fiscal del Gobierno, que sube los impuestos a las familias pese a soportar todas ellas la subida de la luz y de combustibles; con la política fiscal aplicada por otros ayuntamientos como Valladolid, Soria o Vigo, que en 2020 subieron los impuestos a sus contribuyentes; y con la propuesta realizada en su momento por el Grupo Municipal Socialista de subir el IBI y la tasa de basura a las actividades industriales, hostelería, comerciantes y profesionales, rechazada por el Gobierno Municipal en defensa del tejido empresarial local y de la creación de empleo que de él deriva", manifestó el Ayuntamiento.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído