Castilla y León decidirá como muy tarde el jueves si cierra el ocio nocturno

Casado solicita colaboración a los ayuntamientos y la FRMP para controlar y evitar la convocatoria y celebración de aglomeraciones y pide limitar las fiestas patronales

Verónica Casado y Francisco Igea Foto ICAL
Verónica Casado y Francisco Igea Foto ICAL

La Junta de Castilla y León decidirá como muy tarde este jueves si cierra o no el ocio nocturno. Será en Consejo de Gobierno, aunque también podría celebrarse un Consejo Extraordinario, decisión que debe tomar el presidente de la Junta, Alfonso Fernández Mañueco.

Así lo explicó la consejera de Sanidad, Verónica Casado, en rueda de prensa para informar sobre la evolución epidemiológica en la Comunidad, después de que el Comité de Expertos, que se reunió ayer lunes, propusiera dos escenarios: desescalar a fase 2 o una serie de medidas “quirúrgicas” que conllevarían el cierre del ocio nocturno, tras el repunte de contagios, en especial, entre la población joven, de 14 a 29 años.

Mientras Cataluña ya ha anunciado el cierre total de este tipo de establecimientos, la Junta tomará esta decisión esta misma semana por la necesidad de aplicar este tipo medidas ante el exponencial crecimiento del número de contagios de COVID. De hecho, los expertos han planteado varios escenarios, dado que incluso las barras de los establecimientos que se mantuvieran abiertos podrían estar afectadas de nuevo, si bien el comité entendió que existen zonas de las ciudades y barrios “en los que solo se consume en barra y donde no hay población de riesgo”.

Casado admitió que ella optaría por este tipo de medidas dirigidas a esa población diana, que “está muy definida”, dado que regresara a nivel 2 supondría de nuevo reducir aforos en hostelería y otros espacios “a los que acude gente que no está tan en riesgo”. De cara a estos próximos días, espetó, estas medidas se traducen en actuar en el propio ocio nocturno y en las aglomeraciones en las calles, los llamados botellones. “De no conseguir disminuir la incidencia se pasaría a nivel 2. Tenemos que limitar la celebración de fiestas patronales, actos multitudinarios, paelladas, peñas…”, espetó la consejera, quien reclamó el compromiso de los alcaldes y la Federación Regional de Municipios y Provincias (FRMP), una ayuda que ha pedido por carta a su presidenta, Ángeles Armisén, “para el cumplimiento de estas medidas que establecen los regidores”. “Somos conscientes de la labor que hacen los alcaldes y pedimos su colaboración, porque son claves para controlar aglomeraciones. Y por supuesto, evitar convocarlas. Entiendo la posición de algunos ayuntamientos por las fiestas. En esta vida se puede recuperar el ocio o la economía, pero no las vidas”, sentenció.

En la reunión de ayer, el Comité de Expertos planteó continuar con la estrategia nacional de vacunación, sin saltarse etapas etarias, “porque a más edad, más posibilidad de enfermedad más grave”, si bien remarcó que la Comisión de Salud Pública y la Ponencia de Vacunas “trabajan intensamente en ese tema”.

También propuso realizar cribados selectivos y asistenciales que se están valorando con los gerentes de las diferentes provincias, “porque para ello se necesitan recursos importantes”, como son las enfermeras, que “ahora mismo están vacunando como si no hubiera mañana”. Y en cuanto a los cribados selectivos, confió en hacer un llamamiento para “sacar de la circulación a los asintomáticos”. Igualmente, Casado no descartó contar con enfermeras jubiladas o en prácticas para que ayuden en este sentido.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído