La colocación de La Mariseca inicia la cuenta atrás para las Ferias y Fiestas en Salamanca

El acto comenzó a las nueve de la noche y fueron los bomberos municipales los encargados de colocarla

 A94994fe 004d 4a25 9da9 9816d0b29376
A94994fe 004d 4a25 9da9 9816d0b29376

Este jueves, a las nueve de la noche, los bomberos municipales colocaron La Mariseca en la espadaña del Ayuntamiento, donde permanecerá hasta el próximo 15 de septiembre. De esta manera se inició la cuenta atrás para las Ferias y Fiestas de Salamanca, que se prolongarán desde el 7 al 15 de septiembre. 

De hecho, la colocación de La Mariseca coincide con el día en que se empieza a repartir el programa de mano de las Ferias y Fiestas, del que se han editado 50.000 ejemplares. Se pueden recoger en la Oficina de Turismo de la Plaza Mayor, aunque ya está disponible en formato digital.

El acto de la colocación de La Mariseca estuvo amenizado por la Banda Municipal de Música, que interpretó pasodobles taurinos, como “Nerva”, “Aquí está El Viti”, “España Cañí”, “La Giralda”, “Churumbelerías”, “Nerva”, “La Puerta Grande”, “Amparito Roca”, “El Gato Montés”, “Gallito” y “Tercio de Quites”. Se lanzaron nueve cohetes, uno por cada día de fiesta que se celebran desde el 7 al 15 de septiembre.

La tradición de colocar La Mariseca

La Mariseca es un símbolo compuesto por la bandera española y la silueta negra de un toro que anuncia la celebración de las Ferias y Fiestas de Salamanca, en honor a Santa María de la Vega.

Esta tradición se remonta, según algunos historiadores, al siglo XV, por lo tanto, antes de la construcción de la Plaza Mayor. En sus inicios, La Mariseca se colocaba en el Rollo que había en la Plaza de San Martín. Tras la construcción de la Plaza (1755) y hasta mediados del siglo XIX, se izaba en el frontón del Pabellón Real, “se izaba en el ático o frontón del Pabellón Real de San Fernando, en la fachada que mira al ocaso de la Plaza Mayor, que es la primeramente construida de las cuatro que la integran; notable pabellón profusamente ornamentado, sobre un elevado y airoso arco, destacándose en él el busto de San Fernando, entre dos escudos de Salamanca finamente esculpidos al estilo churrigueresco, rematando la traza una graciosa espadaña, en la que campea el escudo de España notablemente trabajado y en el remate de aquella se colocaba La Mariseca”. Desde mediados del siglo XIX (1840) hasta nuestros días, el lugar elegido para su ubicación es la espadaña del Ayuntamiento.

Antiguamente, con la colocación de La Mariseca se anunciaban todos los festejos taurinos que se celebraban en la ciudad de Salamanca a lo largo del año. Desde las habituales corridas de toros en San Juan de Sahagún, en la Festividad de Santiago o en la Virgen de Agosto, hasta las circunstanciales por nacimientos de Reyes y Príncipes o canonizaciones de santos, que también se celebraban con espectáculos taurinos.

La revista “Salamanca y sus costumbres” publicada en 1928, describe esta tradición del Día de la Festividad de Santiago, con “el toque suelto del reloj municipal, el disparo de estruendosos cohetes, la Banda de Música que alegra con un pasodoble torero el acto, varios hombres encaramados en la torrecilla del pararrayos de la Casa Ayuntamiento, sujetan fuertemente con una maroma la susodicha bandera española, que en lugar de lanza ostenta, como remate, un toro morucho con las fechas en que se han de celebrar las corridas”.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído