Del colorido barrio del Oeste a la amable Dublín: El cuento de hadas de María Muñoz

Esta salmantina cuenta con solo 24 años y ya ha pasado más de tres años en la capital irlandesa. La amabilidad de la sociedad, la multiculturalidad y los paisajes fantasiosos han enamorado a esta salmantina que, de momento, no piensa en volver. Cuenta con un trabajo de maestra y con su 'hobbie' de escritora de cuentos fantasiosos

 IMG 20160328 175412948
IMG 20160328 175412948

María Muñoz es una de tantas salmantinas que llegado el momento decidió buscar futuro fuera de la ciudad y del país a pesar de su corta edad. En su caso, al igual que otros 'salmantinos por el mundo', también eligió Irlanda, y sus miras las puso en Dublín, la capital del país, debido al "idioma y porque consideraba que habría menos españoles que en Inglaterra", algo que, según fue descubriendo, no fue "del todo cierto". 

Dio el paso recién salida de la Universidad, donde estudió Magisterio de Educación Infantil mientras residía en el barrio del Oeste. Hace tres años, y dada la situación laboral estatal, principalmente en su ámbito, decidió dar un giro a su vida buscando, sobre todo, no estar en casa de sus padres "hasta los treinta años. Necesitaba hacer algo productivo". 

Y la verdad es que su determinación tuvo premio muy temprano en todos los planos de su vida. A pesar de que su primera experiencia fuera de España, a los dos días ya había encontrado un empleo y recibido "bastantes propuestas". Actualmente, es maestra de Montessori y, además, en sus ratos libres escribe novelas de fantasía y artículos para una pequeña revista. 

Sin embargo, esa 'suerte' buscada pasó por momentos más difíciles. Como todos los comienzos, este fue duro, si bien no tardó en descubrir la amabilidad de la sociedad irlandesa no sin antes comprobar que, efectivamente, Irlanda también está repleta de gente como ella. Así, desde el comienzo conoció a gente con el que fue ampliando el círculo de amigos y fue asentándose para ya después disfrutar por una misma las ofertas del país y su multiculturalidad. 

Y es que, aunque suene a tópico, viajar enriquece, y así fue mejorando el idioma, conociendo gente de nuevas nacionalidades y aprendiendo de ellas, así como del día a día del país en el que reside. Guarda, eso sí, un especial recuerdo de dificultad en encontrar vivienda que, debido a la crisis inmobiliaria, es de lo menos económico del país. 

Por el resto, todo es una vida normal, sin el ajetreo si quiera de residir en una capital europea. María trabaja a veinte minutos en bici y tiene tiempo para descansar o quedar con sus amigos o pareja, la cual también encontró en Irlanda. Los fines de semana, ya con más tiempo, lo suele utilizar también para seguir expandiendo su riqueza viajando en un país pequeño en el que todo está cerca. 

Quizás por ello la calificación que esta salmantina da al país es de un "ambiente muy cálido y familiar", parte de lo que más le gusta de Irlanda, junto con la diversidad de cada esquina, con edificios de "diferente altura, estilo y color", músicos con instrumentos de todo tipo y los típicos pubs que guardan un denominador común, el poder "mantener una conversación sin problema". 

La historia que María Muñoz está construyendo, además, tiene cuerda para rato. Pese a echar de menos a su familia, apoyos como el de su pareja le permiten seguir mirando al futuro irlandés, que sigue guardando una historia diferente en cada condado para la salmantina. Sus bosques y ciudades medievales siguen enamorando a María que imagina, quién sabe si para sus historias, a hadas, banshees, leprechauns, druidas, leannán sídhe o changelings mientras disfruta de una vida lo suficientemente motivadora como para no pensar en volver. 

IMG 20170417 WA0009

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído