Los comercios turísticos de Salamanca se mueren: “Los días de cero euros de facturación se han convertido en algo normal”

Denuncian que, después de un año sin turistas, no han recibido ni una ayuda

 Rúa vacía
Rúa vacía

Los comercios turísticos del centro de Salamanca se mueren. Así de claros han sido a través de un comunicado emitido por Accivisa (Asociación de Comerciantes de la Ciudad Vieja de Salamanca), en el que denuncian que, pese a ser uno de los sectores más castigados de la ciudad y de la provincia, no van a recibir ni una de las ayudas aprobadas recientemente por el Gobierno.

Uno de los motivos por los que creen que cerca del 90% de los comercios de este tipo no recibirán ni un euro es “la inexistencia de un epígrafe que nos aglutine”. Sin embargo, desde que se declarase el primer estado de alarma, hace más de un año, estas tiendas están pasando una situación de “miseria” porque, al estar orientadas a los turistas y no haber turismo, se están viendo abocadas al cierre.

De hecho, aseguran que “los días de cero euros de facturación se han convertido en algo normal” y, pese a que Accivisa lleva trabajando durante este año para lograr aunar a todo este comercio en un epígrafe que les permita acceder a las ayudas -tanto a nivel local como autonómico y nacional-, la realidad es que están cerca de tocar fondo, ya que “la situación no tiene visos de remontar, al menos no de forma inmediata”.

Igualmente, desde la asociación valoran la sensibilización de la Consejería de Empleo de Industria, y más concretamente de la Dirección General de Comercio y Consumo, para comprometerse a implementar una ayuda para gastos corrientes destinada a su sector así como a trabajar para poder dotarlos técnica y jurídicamente de esa singularidad, “no solo para poder tener apoyo institucional sino otros beneficios como acceso a subvenciones o cualquier otra medida que afecte al sector turístico”.

Así, han solicitado una nueva reunión en Valladolid en la que buscan presentar un informe jurídico “que justifica la necesidad y la viabilidad” de lo que piden. Y es que, como recuerdan, los comercios que gestionan están destinados a ofrecer un servicio a los turistas que pone en valor “nuestra cultura, nuestra artesanía, nuestra gastronomía y, en definitiva, nuestra identidad”.

No sólo eso, sino que también trabajan con proveedores locales, generalmente pequeñas empresas “que elaboran una gran diversidad de productos típicos o artesanos” -desde vino hasta joyas pasando por quesos, dulces o souvenirs- y que se están viendo afectados por la incapacidad de estas tiendas a darles salida.

“Si se hunde el comercio turístico, se hunden con él numerosos sectores de nuestra provincia y de nuestra región, así como numerosos puestos de trabajo que desaparecerán”, sentencian en el comunicado.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído