¿Cómo capear una tormenta de verano en mitad de la carretera?

Hay que tener en cuenta el estado de los neumáticos, la visibilidad y sobre todo la previsión meteorológica

0 Comentarios

Tormentas de verano
Tormentas de verano

Un visitante muy común que aparece inesperadamente durante el verano es la tormenta. Inesperados, desconcertantes y peligrosos, los aguaceros veraniegos nos demuestran cada año hasta qué punto cuatro gotas son capaces de alterar las condiciones de una conducción segura. Por ello, la empresa líder en el negocio de alquiler de vehículos de renting, Alquiber, lanza una serie de negocios para hacer frente a las tormentas si estas te pillan en mitad de la carretera.

CONSEJOS:

1. Lo primero y más importante es mantener la calma y ser precavidos. El momento más peligroso es el inicio, cuando las primeras gotas caen sobre el asfalto y se mezclan con el polvo acumulado en la carretera, disminuyendo la adherencia de los neumáticos. Conduce de forma moderada, reduciendo la velocidad y aumentando la distancia de seguridad. De esta forma evitarás movimientos bruscos que pueden llevarte a salirte de la calzada.

2. Comprobar el estado de los neumáticos. Si la lluvia es abundante, como es característico de estas tormentas, puede que rápidamente se formen bolsas de agua. Como siempre, te recomendamos que cuides el estado de tus neumáticos, sin escatimar en su mantenimiento en época de condiciones climáticas más afables. El mantenimiento de los neumáticos es importante en cualquier época del año, ya que es la única superficie del vehículo en contacto con el asfalto. Sin embargo, es en estos meses de verano en los que más viajes largos se planean, por lo que es más importante que nunca asegurarse de que la presión es la correcta.

3. La visibilidad. Con visibilidad reducida, disminuye la velocidad, aumenta la distancia de seguridad y evita movimientos y frenazos bruscos. Además, es clave llevar la luna delantera limpia, tanto por dentro como por fuera, eliminando polvo y restos de insectos. Revisa el estado de las escobillas para asegurarte de que cumplen bien su función y te permiten ver adecuadamente. Si se empañan los cristales, lo más recomendable es encender el aire acondicionado.

4. Hay que tener cuidado con los rayos. Si te encuentras con una tormenta eléctrica, debes saber que dentro del vehículo estarás a salvo, ya que éstos son jaulas de Faraday y, por lo tanto, no permiten que la electricidad pase a su interior, ya que la conducen por su superficie hasta la tierra. Eso sí, apaga la radio y evita tocar las partes metálicas del vehículo.

5. ¿Cuándo hay que parar en mitad de la tormenta?: Si la lluvia o el granizo son copiosos y no te dejan ver, o si el granizo se acumula en la carretera y forma una capa de hielo, lo mejor es parar el vehículo en una zona segura y esperar a que amaine. Detén el vehículo en un lugar seguro, que no obstaculice en ningún momento el tráfico y enciende las luces de emergencia, de cruce y las antiniebla. Como siempre, es muy importante ser visto y alertar a otros conductores de tu presencia.

6. Previsión meteorológica. Aunque no siempre se puede saber cuándo te va a pillar una tormenta, es recomendable que te informes de la previsión del tiempo y del estado de las carreteras para evitar en la medida de lo posible situaciones adversas

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído