El coronavirus, enfermedad surgida en diciembre de 2019 en China y que se está expandiendo por el mundo, está creando fobia en algunas personas que tienen miedo a contagiarse. Ante ese hecho, surge una pregunta: ¿Es posible superarlo? Según cuenta la doctora Encarni Meroño en Mundopsicologos.com, sí.

“No hay nada más contagioso que el miedo. Estos días se habla mucho en los medios de comunicación de las consecuencias médicas, económicas y sociológicas del virus, pero no debemos subestimar las consecuencias psicológicas que generan las epidemias. La sobreinformación provoca en algunas personas una preocupación excesiva a enfermar o morirse. Está fuera de lugar, por ejemplo, aislar a nuestros ciudadanos chinos sin motivo o evitar subir en el transporte público y llevar mascarillas sin sospecha de tener la enfermedad ni haber estado en contacto con enfermos”, señala Meroño.

Para ella, “el riesgo de contagiarse en España es mínimo, por lo que las precauciones que se deben tener en cuenta pueden volverse en contra si se convierten en una obsesión innecesaria”.

“El miedo es una emoción normal y necesaria, como todas las demás. Es una reacción fisiológica de defensa y adaptación que activa el estado de alarma ante potenciales amenazas. Hasta aquí sería útil y funcional, pero hay un miedo que ya no es adaptativo: cuando se trata de una reacción desproporcionada por intensidad y frecuencia y limita nuestra actividad cotidiana”, añade.

En opinión de Encarni Meroño, hay pautas para superar el miedo a contraer el coronavirus: “Lo primero es aceptarlo y utilizar este miedo solamente como herramienta para motivar rutinas de autocuidado razonables. Hay que diferenciar también entre miedo y fobia. Cuando se trata de fobia, lo recomendable es acudir a un profesional de la psicología, pues en este caso la ansiedad es tan elevada que hará difícil que la persona se autocontrole. El miedo lo generan las situaciones reales y nuestros pensamientos cuando le damos demasiada importancia a algo y pasamos mucho tiempo pensando en ello. Además, hay que valorar si hemos estado expuestos o no al virus. Si la respuesta es negativa, no hay que preocuparse y se debe tratar de llevar la misma rutina. El miedo no puede pararnos ni hacernos caer en una situación de agitación emocional sin equivalencia con la realidad”.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído