La concejala Carmen Díez propone nuevas medidas para seguir avanzando en la movilidad sostenible dentro de Salamanca capital

Diéz ha señalado que "vamos a proponer en el próximo pleno que el Plan General de Ordenación Urbana limite el número máximo de plazas de garaje por vivienda", ya que "meter más coches en el centro es incompatible con las zonas peatonales y con la futura Zona de Bajas Emisiones"

15 Comentarios

Carmen Díez, concejala de Podemos en Salamanca. Foto de archivo
Carmen Díez, concejala de Podemos en Salamanca. Foto de archivo

Desde el grupo Mixto en Salamanca, con motivo de la Semana Europea de la Movilidad y la celebración del Dia Mundial sin automóvil, la concejala Carmen Díez ha remitido un comunicado donde desgrana que en Salamanca hemos avanzado en movilidad sostenible gracias a la disminución de velocidad a 30 Kms por hora en muchas de nuestras calles:  "Ello ha sido posible por la aplicación de las medidas acordadas hace poco más de un año por el Gobierno de España. Y también gracias a la misma norma han proliferado las calles semipeatonales en las que la prioridad la tienen los peatones y las bicis frente a los coches que han de circular a 20 Km/h. Estas zonas han de incrementarse en todos los barrios".

Al mismo tiempo, ha continuado aclarando que de cara al próximo invierno y en relación a la reducción obligada por Europa del 7% de consumo de gas, "es más que probable que el Gobierno acuerde la extensión de la reducción de velocidad a 30 Kms/h a todas las vías urbanas". Este calmado del tráfico ha contribuido a disminuir los accidentes de tráfico y a rebajar a la mitad los atropellos de peatones. Además, ha mejorado la deambulación a pie en la calle o en bicicleta, porque la sensación espacial de las vías urbanas es menos agobiante al disminuir el ruido y las emisiones.

La movilidad sostenible también está relacionada con la posibilidad de desplazarse a pie por la ciudad en condiciones de bienestar sea por trabajo o paseando. Salamanca dispone de una amplia zona peatonal en el centro donde el tráfico está bastante restringido. Más allá de este centro histórico, es necesario rebajar la intensidad del tráfico en el cinturón constituido por Avda Mirat, Carmelitas, El Castigo, Rector Esperabé y Canalejas y la misma Gran Vía. Hay que favorecer la disminución del uso del vehículo particular.

“Observamos", señala la concejala Carmen Díez, "cómo el tránsito peatonal de algunas calles y plazas, especialmente en el centro, está alterado por la presencia en condiciones de sobreexplotación de algunas terrazas de bares o restaurantes. No se respeta que el 50% de la superficie de las plazas debe ser netamente peatonal, por ejemplo, en la plaza del Poeta Iglesias o la de Sexmeros. Tampoco se respeta la reserva para los peatones de un espacio de 1,80 mts desde la fachada hasta la terraza, obligación que establece la Ley de Movilidad. En la misma línea de restricciones a la movilidad, las entradas diagonales a la Plaza Mayor se han ido estrechando por mesas y sillas de terrazas provocando molestos rodeos y esperas. Esperemos que las nuevas Ordenanzas de Terrazas corrijan esto.

Mala convivencia con la movilidad tranquila tiene la construcción del doble de plazas de garaje en viviendas de algunas zonas del centro de la ciudad: “Vamos a proponer en el próximo pleno que el Plan General de Ordenación Urbana limite el número máximo de plazas de garaje por vivienda. Meter más coches en el centro es incompatible con las zonas peatonales y con la futura Zona de Bajas Emisiones. De igual manera, no debería construirse el aparcamiento de rotación previsto en la Plaza del Bretón. Los coches no se guardan solos en los garajes, circulan para entrar y salir”

Y también hay que señalar que, si una de las bases de la movilidad sostenible es el transporte público, aún estamos a la espera de que se pongan en marcha los nuevos itinerarios urbanos, que mejorarán los desplazamientos en la ciudad. El nuevo contrato de transporte urbano municipal sigue, un año después, en tramitación administrativa. La concejala Carmen Díez ya ha expresado en numerosas ocasiones la necesidad de que los nuevos y sucesivos autobuses que compre el Ayuntamiento sean eléctricos o propulsados por biogás para cumplir con los principios de sostenibilidad marcados en 2030. La flota actual está propulsada por combustibles fósiles que contaminan y cuyo ciclo se está acabando. Además de las subidas de precio que están experimentando.

“Podemos y debemos seguir avanzando en movilidad sostenible en la ciudad con la generación de nuevos espacios peatonales en los barrios; con la mejora de la deambulación si se regulan adecuadamente las terrazas de hostelería y con la mejora del transporte urbano. Ayudará a ello, la generalización de la velocidad a 30 Kms/h en todas las calles de la ciudad y una nueva y sostenible regulación de la carga y descarga con reserva de espacios. Un reto pendiente es la integración pacifica de las bicicletas en las zonas peatonales”.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Hoy en Portada
Lo más leído