El COVID reduce el pago de dinero en efectivo haciendo peligrar su supervivencia

El pago con tarjeta o con el móvil junto a la pandemia han acelerado el método de pago en efectivo. Un método que ya solo usa el 36% de los españoles

Pago con tarjeta | Fotografía EP
Pago con tarjeta | Fotografía EP

Desde que la tecnología comenzó a avanzar a pasos agigantados y proliferó el uso de las tarjetas de crédito, el pago del dinero en efectivo comenzó un precipitoso declive que se ha visto agravado con la llegada del COVID-19.

La pandemia ha cambiado muchos hábitos en nuestras vidas, desde la forma en la que tenemos que hacer la compra, cómo debemos ir por la calle, hasta la forma en la que realizar los pagos de compra.

Lo habitual antes de la llegada del virus era pagar todo en efectivo. Una costumbre que nos viene de atrás, de generación en generación. Lo que viene siendo una tradición.

 Ante la llega del COVID y la nueva normalidad de evitar el contacto físico con otras personas se ha puesto mucho más de moda el pagar con la tarjeta o incluso con el móvil. El principal objetivo es evitar el contacto, el segundo la comodidad. Este segundo es un hábito al que es fácil acostumbrarse.

Según señala el Banco de España desde 2014 a 2020 se ha reducido su uso en un 44%. El pasado año solamente el 36% de los ciudadanos reveló que seguía pagando de forma habitual con dinero en efectivo.

Si a esto le unimos que las monedas de 1 y 2 céntimos están casi totalmente en desuso, y ante un futuro incierto que se decidirá a finales de este 2021. La pregunta es ¿está el dinero en efectivo al borde de la desaparición?

Hoy día esta es todavía una pregunta para la que no tenemos respuesta. Como no predecimos el futuro no sabemos si en 20 años, por ejemplo, seguiremos pagando en efectivo. Lo que si es cierto es que este método de pago sigue siendo el más usado entre la población de 18 a 25 años, y entre los mayores de 65 años.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído