Crónica de una Feria del Libro disfrutada

Conferencias, presentaciones, firmas, conciertos, títeres y exposiciones han acompañado a los 19 puestos instalados desde el 11 de mayo hasta este domingo en la Plaza Mayor.

 Feria del Libro 17 mayo 2019 (4) 1200x800
Feria del Libro 17 mayo 2019 (4) 1200x800

En un lugar de Salamanca de cuyo nombre todo charro debería acordarse, no ha mucho tiempo (desde el 11 de mayo) que se instalaba una Feria de las de fama en crecimiento, prestigio antiguo (cumple 39 ediciones), tomo gordo o flaco y lector comprador.

Cogiendo como base esta versión de las primeras líneas de la obra española más universal, El ingenioso hidalgo don Quijote de La Mancha, podríamos introducirnos en una Feria Municipal del Libro, la de Salamanca, que abría su primera página del presente año el pasado fin de semana vislumbrando un futuro que este domingo, 19 de mayo, escribe su punto final.

Feria del Libro 17 mayo 2019 (1) 1200x800

Por el camino quedan las letras mayúsculas equivalentes a la alegría de un librero o editor por cada libro vendido, las comas usadas para separar y a la vez unir los nombres de las 19 casetas instaladas, el acento puesto en la difusión de los autores locales y los interrogantes colocados por los periodistas al realizar una pregunta: ¿Cómo ha transcurrido el certamen?

“¡Muy bien! Se ha vendido más que el año pasado, que llovió mucho. Los fines de semana y las tardes de lunes a viernes ha venido más gente que en otros horarios, pero en general ha habido buen ambiente porque Salamanca es una ciudad cultural y meter el libro en su Plaza Mayor es esencial. Recetas de las abuelas salmantinas y Una historia de España, de Arturo Pérez-Reverte, han sido los libros que más hemos vendido para adultos; La diversión de Martina, para niños”, cuenta Patricia Bureba, de Librerías Santos Ochoa, a SALAMANCA24HORAS, erigiéndose en narradora de un párrafo de esta historia.

Feria del Libro 17 mayo 2019 (5) 1200x800

Para ella y el resto de editores o libreros, el cierre de cada día de duración de esta Feria ha supuesto colocar un 'marcapáginas' que ha indicado dónde retomar la ‘lectura’ a la mañana siguiente. O no, porque el tiempo ha hecho dejar la faena una noche con buena temperatura y reanudarla a la mañana siguiente con frío.

“Más que de la temperatura, en estas actividades hay que estar pendiente de la lluvia. Si no cae agua, la gente sale a la calle y puede ‘picar’ con la compra de un libro porque la Plaza Mayor es un lugar de paso para los salmantinos. Los libreros echamos bastantes horas en un evento así porque antes de abrir hay que traer pedidos y tener todo listo respetando las horas para poder entrar con el coche en el ágora”, reconoce Vanesa Regadera, de la Librería La Caraba. Ella se siente como la princesa de uno de los muchos cuentos que ha dispensado en esta edición (calcula que entre un 30 y 40% más de volumen que en días sin Feria del Libro): “La rutina en la Plaza Mayor se lleva bien”.

Feria del Libro 17 mayo 2019 (2) 1200x800

Como comenta Regadera, que lleva cuatro años acudiendo a este certamen, ojear el cielo y el termómetro es lo habitual en estas fechas por parte de los libreros; hojear los libros que disponen, la clásica costumbre de los visitantes. Unos y otros se complementan y retroalimentan. Los dos se buscan y se encuentran como los protagonistas de las numerosas novelas que afloran en los estantes de los puestos. La intención de todo escritor es que los lectores se identifiquen con esos personajes, reales o ficticios, que aparecen en sus textos. En la Feria Municipal del Libro de Salamanca han intervenido junto a títeres, músicos y expositores, dejando clara la idea de que un libro casa con cualquier elemento cultural.

“Se nota que hay interés por la cultura en los charros de cualquier edad. Nosotros hemos vendido guías de la ciudad por 1 euro, de Ieronimus por 2, cuadernos del Museo de Historia de la Automoción… Y se ha pedido mucho Salamanca. Una historia ilustrada (de Rubén Martín, Tomás González y Antonio Varas) y Poemitas de papel (de Sofía Montero)”, señala Carlos Mielgo desde el stand de la Fundación Salamanca Ciudad de Cultura y Saberes.

Feria del Libro 17 mayo 2019 (3) 1200x800

Han de saber, por cierto, que esta semana varios escritores han variado la función de sus bolígrafos, plumas, tinteros o teclados (¡con cuántos elementos se puede escribir un libro!) para firmar ejemplares de sus publicaciones e intercambiar opiniones con sus lectores, esos a los que siempre imaginan al redactar y que son de carne y hueso. Sí, como se cree que es ese tal Anónimo al que nadie consigue ponerle cara y que deambula por todas las librerías. Quizás, sin saberlo, algún salmantino o alguna salmantina sea esa musa que le está inspirando a escribir desde tiempos pretéritos.

Para averiguar cuál es la de cada uno de los autores a los que sí podemos identificar, ellos mismos nos han invitado a viajar con sus novedades. Miguel Ángel y José Antonio Sánchez Paso nos han llevado a Béjar con Burlas y veras en la gastronomía bejarana, Raúl Rivas nos ha trasladado a Egipto con La maldición de Tutankamón y otras historias de la microbiología (contiene un vínculo con Miguel de Unamuno que no podemos desvelar), Ricardo Martínez nos ha conducido a acompañar a Eva en los mundos y Paco Cañamero nos ha transportado a Aquella mañana de diciembre en la que un tren acababa con las ilusiones de varios jóvenes del Campo Charro que ahora, en forma de letras, son recordados. Para encontrar una obra con la que entretenernos, Charo Ruano nos ha dicho, individualmente, Pregúntale a Eva. Quizás, haciéndolo, consigamos que nos revele Lo que te conté al oído una mañana de otoño a través del escrito de Alberto Blanco. Blancas y negras son las piezas del ajedrez. María Ángeles Pérez nos insta a divertirnos con Diecisiete alfiles mientras llega la hora del cierre de esta edición.

Será a las 22 horas de este domingo. Para que no le demos excesivas vueltas a la forma de despedirla, los pequeños que estos días han accedido a sus primeros libros gracias a familiares, amigos o profesores (ha habido visitas de colegios) nos proponen acabar con un clásico. ¡No, no se refieren a Miguel de Cervantes, Juan Ramón Jiménez, William Shakespeare o Julio Verne! Simplemente, a la tradicional fórmula ‘Colorín, colorado… ¡esta Feria se ha acabado!’.

Feria del Libro 17 mayo 2019 (6) 1200x800

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído