Los empresarios de ambulancias denuncian actos vandálicos en varios vehículos en Salamanca durante la huelga de este viernes de los trabajadores del transporte sanitario

Los empleados reivindican condiciones laborales "más justas"

10 Comentarios

Manifestación de los trabajadores del sector de las ambulancias de Castilla y León
Manifestación de los trabajadores del sector de las ambulancias de Castilla y León

La Asociación Regional de Empresarios de Ambulancias de Castilla y León (Aleca) cifró el seguimiento de la huelga del transporte sanitario en Castilla y León, convocada para este viernes por las diferentes centrales sindicales, en algo menos del cinco por ciento de las plantillas. La patronal del transporte sanitario constató, además, varios actos vandálicos “encaminados a impedir que los trabajadores cumplieran con su derecho a trabajar”, según informó Aleca en un comunicado.

Así, la patronal denunció que “se ha intentado quemar una ambulancia” en Palencia, provincia donde “se han pintado dos vehículos”. También se han producido “desperfectos” en varios vehículos de León y Salamanca, siempre según Aleca. No obstante, destacó que “no ha habido incidencias en el servicio prestado a la ciudadanía”.

La organización rechazó estas actuaciones de “vandalismo” y reiteró su disposición a continuar con la negociación hasta alcanzar un convenio colectivo que “satisfaga a todas las partes implicadas”. En este sentido, Aleca mantiene la oferta realizada a los sindicatos, que incluye una mejora del 38,5 por ciento en los actuales costes de plantilla, así como la equiparación salarial de los profesionales de Castilla y León con los del resto de comunidades autónomas.

La propuesta empresarial presentada a los sindicatos incluye incrementos del 38,5 por ciento de la masa salarial, en función de los incrementos interanuales a lo largo de la vida del convenio (19 por ciento); abono de paga de regularización salarial de 350 euros por persona trabajadora; inclusión de una tercera paga extra, con el abono íntegro de la misma (cien por cien) a la finalización del convenio; incremento “sustancial” de la plantilla para garantizar la racionalización de las jornadas, lo que se traduce de cara a la Comunidad en una “apuesta segura por la creación de empleo estable”, según Aleca; inclusión del complemento por calidad y dedicación en el turno de emergencias (3.000 euros a lo largo de la vida del convenio); y reducción de la jornada laboral máxima a 1.776 horas anuales.

Manifestación de los trabajadores en Valladolid

Más de un centenar de personas recorrieron este viernes las calles de Valladolid para protestar por la situación laboral de los trabajadores del transporte sanitario de Castilla y León, para los que pidieron "condiciones más justas" en una manifestación que se une a la huelga decretada por el sector. 

La marcha llegó hasta la sede de la Consejería de Sanidad, donde miembros de los tres sindicatos más representativos, CCOO, CSIF y UGT, reiteraron los motivos de sus movilizaciones, informaron a través de un comunicado.

El responsable de Empresa Privada de CSIF, Rafael Pérez, ha asegurado que no “les ha quedado otro recurso”,  ya que los salarios de este colectivo se sitúan a la cola a nivel estatal, algo que califica de “inasumible”. “Son profesionales que han estado en primera línea de batalla durante toda la pandemia, merecen reconocimiento económico y social. Todas las profesiones sociosanitarias han tenido una recompensa”, añade.

Y es que, según los sindicatos, estos trabajadores sufrieron una reducción salarial del 5 por ciento en el año 2012 por parte de la empresa, en plena crisis, un porcentaje que recuperaron en noviembre de 2017, y desde entonces no han visto ninguna mejora económica. “ Pedimos a la Junta que se digne a recibirnos, porque queremos hacer visible este problema”, apostilla Rafael Pérez.

Por su parte, el responsable de la negociación de CCOO, Juan Carlos Cáceres, indica que el objetivo de estas protestas es “salir del farolillo rojo a nivel nacional”. “Tenemos los salarios más bajos, las condiciones más bajas, y queremos salir de este puesto en el que llevamos desde 2012”, sentencia.

Recuerda, además, que el primer contacto de las personas que necesitan atención médica es el transporte sanitario, y detalla algunas problemáticas concretas que sufre el sector. “Estamos al límite del Salario Mínimo Interprofesional, y, aunque la jornada laboral está en 1.800 horas, con las urgencias vienen realizando 2.016 horas, y eso pasa factura. Además, tenemos constancia de que en algunos casos se hacen hasta 2.880 horas, que es algo que está por encima de cualquier legislación habida y por haber en todo el transporte”, concluye.

Para terminar, el secretario regional de Sanidad de UGT en Castilla y León, Miguel Holguín, indica que Adeca desarrolla una “guerra mediática” y miente acerca de las peticiones sindicales, y afea la conducta de la empresa en la mesa de negociación. Además, denunció que la compañía “ha coaccionado a trabajadores para que no hagan huelga”. “Solo queremos recuperar el atraso laboral y conseguir una jornada real y legal. La empresa se niega sistemáticamente a que estos acuerdos queden cubiertos con el convenio”, manifiesta.

Holguín apunta asimismo la responsabilidad de la Junta de Castilla y León y la Consejería de Sanidad, de quienes asegura que tienen que justificar por qué no ponen el dinero necesario para este sector. “Las negociaciones están rotas y llevamos 3 años sin avanzar, con sueldos que muchos no llegan a 1.000 euros, y vemos casos en los que se encuentran hasta 300 euros por debajo de la media nacional. Tenemos serias sospechas de que parte del dinero de los castellanos y leoneses se está sufragando para paliar las pérdidas de la compañía en otras comunidades”, concluye.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído