​VÍDEO | Entrevista a un gato: qué come, qué necesita y por qué es mejor adoptar que comprar

SALAMANCA24HORAS ha visitado la sede de Luna Gatuna para responder estas y otras muchas preguntas. Porque los animales, al igual que los superpoderes, conllevan una gran responsabilidad

40 Comentarios

 Proyectyo Luna 000000
Proyectyo Luna 000000

¿Qué implica tener un gato? ¿Qué come y qué cuidados necesita? ¿Cuánto vive? ¿Es preferible tener sólo un gato o dos en casa? Y qué es mejor, ¿comprar o adoptar? Todas esas preguntas y muchas más las responde para SALAMANCA24HORAS la presidenta de la asociación Luna Gatuna, Mar Esteban.

Y es que las navidades son unas fechas propicias para que los más pequeños de la casa le pidan a Papá Noel o a los Reyes Magos una mascota. O que alguien decida regalárselo a su pareja como gesto de amor. Pero un animal significa un miembro más en la familia y, por ende, una responsabilidad.


Luna Gatuna nació hace varios años en Salamanca y es, desde entonces, un centro de promoción de adopciones de gatos. Todas las personas interesadas pueden acudir a su sede, situada en la avenida de Salamanca, y conversar con cualquier persona de la asociación y comentarles qué gatito desearían según sus necesidades.

“La gente viene aquí, pasa un tiempo con los gatos, y se enamoran”. Porque esa es la palabra, como recalca Mar, más certera: enamoramiento.

Una vez conocido el deseo, desde Luna Gatuna le recomendarán, en función de los gatos que tengan, cuál sería el que mejor se adapta a dichas necesidades, ya que no es lo mismo un cachorro que un gato adulto, “que ya sabes qué carácter tiene y cómo es y que es más aconsejable para las personas que no han tenido gatos”.

Gatos en Luna Gatuna (11)

Pero ahí no acaba el proceso, ya que desde la asociación se cercioran de que el gato va a un buen hogar que cumple unas buenas medidas de seguridad, sobre todo si es cachorro, “porque tienen la costumbre de comerse algunos cables cuando juegan”.

A Luna Gatuna, en un primer momento, iban más jóvenes, que servían como casa de acogida de los gatos para pasar cuarentena hasta que podían acudir al local y relacionarse con otros gatos -esa práctica se sigue manteniendo-. Pero en los últimos años acuden muchas familias y parejas que, tras pasar un rato con los animales, deciden adoptar uno. Algo que sucede más aún en Navidad.

Un gato es como un superpoder, conlleva una gran responsabilidad; y siempre, mejor adoptar que comprar

“Siempre es mejor adoptar que comprar. Sin dudarlo. Hay muchísimos gatos que necesitan adopción”, afirma sin dudar la presidenta de Luna Gatuna, que señala además que esa adopción se hace más necesaria cuando hablamos de gatos adultos, que antes fueron cachorros

Porque la mayoría de veces se adopta, compra o se regala un cachorro “y los cachorros crecen muy rápido”. En ese momento, mucha gente se cansa de ellos, ya sea porque no los ven tan bonitos como al principio o por falta de educación, y los abandona.

Esa educación, que es “fundamental”, ha de ser siempre en positivo: “si yo a un gato le riño después de ausentarme dos horas, el gato no sabe lo que pasa y no aprende. En cambio, si cuando está arañando, lo muevo a su rascador, es cómo sabe dónde tiene que arañar”, continúa la presidenta.

El educar a un gato es un acto necesario, ya que muchos alcanzan a vivir una media de 15 años, e incluso 20. Otro aspecto vital a tener en cuenta a la hora de asumir esa responsabilidad que supone el tener un gato, que será a partir del momento que entre en nuestra casa “un miembro más de la familia, que estará siempre con nosotros”.

“Un gato necesita sus pequeñas cositas, su ajuar”

Los gatos, además, necesitan “sus pequeñas cositas, su ajuar”, tal y como indica Mar Esteban. Entre esas cosas se incluyen un arenero -si no puede entrar y salir a la calle- que “hay que limpiarle a diario, porque les encanta que su baño esté limpio”; un rascador “de buen tamaño, no uno pequeño”; su comedero y su bebedero, siempre separados entre sí y del arenero y, de ser posible, con agua fresca.

Gatos en Luna Gatuna (7)

Para las personas que tengan problemas de espacio, la presidenta de Luna Gatuna da algunos pequeños consejos. Por ejemplo, para crear varios rascadores, se pueden forrar las patas de cualquier tipo de cuerda; y, al contrario, cuando queremos que no se rasque en un sitio, lo mejor es cubrirlo con plásticos.

Y lo más importante, a la hora de tener un gato en un hogar, es respetar su espacio. Porque hay algunos que sí, que son capaces incluso de ‘aguantar’ a los niños, que son “los más invasivos”; pero hay otros muchos que no. “Por ello, tenemos que tener claro qué tipo de gato, dependiendo de si hay o no niños, podemos llevarnos a casa”.

Un gato, mejor que dos; y si son de la misma camada, lo ideal

Si alguien está pensando en adoptar un gato, Mar Esteban recomienda que lo haga. Pero no sólo eso, sino que adopte dos, que es “el número bueno de gatos”. Y, si son de la misma camada, es lo ideal, ya que fijo que jugarán juntos y se harán compañía. “Pero si no se puede tener dos, uno tampoco es un drama, está muy bien”.

Eso sí, la presidenta de Luna Gatuna también pide que a los gatos cachorros no se les separe de su madre ni de sus hermanos antes de los cuatro meses, ya que son estos los que educarán al gato. “Pero jamás el abandono puede ser una opción”.

Desmontando el primer mito: los gatos caseros apenas sobreviven cuatro meses en la calle

En Salamanca, datos exactos de gatos abandonados no hay. Sin embargo, los datos estatales indican que más del 60% de los gatos que se regalan acaban en la calle. Y, pese a que mucha gente crea lo contrario, un gato casero apenas sobrevive cuatro meses como máximo en la calle.

De hecho, su supervivencia es todo un hito. Las causas son diversas: la principal, es que no saben cazar, ya que su madre no los ha educado y, por ello, mueren de hambre; pero también puede ser que se acerquen a una colonia de gatos callejeros y, los machos dominantes, los ataquen hasta rechazarlos o herirlos de muerte. También pueden ser atropellados.

Los pocos gatos que rescata Luna Gatuna llegan “rotos”. “No quieren comer, no quieren relacionarse con otros gatos y lo pasan muy mal”, afirma Mar Esteban, explicando que la asociación trabaja con casas de acogida e incluso con educadores felinos para ‘recuperar’ a ese gato.

Sobre las camadas de cachorros abandonadas -la mayoría de las veces, en contenedores-, en Salamanca se han dado casos. De hecho, la presidenta de la asociación pide a todas las personas que tengan gatas que las esterilicen, ya que actualmente hay una “plaga” de gatos callejeros en la ciudad, por lo que confía en que el plan CES del Ayuntamiento -captura, esterilización y suelta- sea una realidad lo antes posible.

Desmontando otros mitos: ni comen ratones ni beben leche

Otros de los mitos sobre los gatos son que les encantan los ratones y la leche. Y ambos son mentira, confirma entre risas Mar Esteban.

Sí que adoran los ratones, “pero cazarlos. Normalmente no los comen, prefieren los pajarillos”. De hecho, asegura que si un gato llega con un ratón y te lo deja en los pies, es como una forma de ofrecerte un premio.

Respecto a la leche, puede ser que sí les guste. “Pero si se les da leche, tiene que ser poca y sin lactosa, porque no la digieren”, continúa la presidenta de Luna Gatuna, indicando que la leche les puede causar grandes diarreas.

Gatos en Luna Gatuna (5)

Y, sobre el jugar con el ovillo de lana, “más que con el ovillo en sí les gusta jugar con la punta que cuelga, al igual que con los cordones de las zapatillas”, indica, si bien es un instinto natural de como si fueran a cazar. 

Por ello, Mar recomienda no jugar con las manos cuando son pequeños, “porque de mayores las ven como presa y se lanzan a por ellas, arañándolas y mordiéndolas”.

Colaborar con Luna Gatuna: muy sencillo y sin ser necesaria la adopción

Mar Esteban explica que hay muchas maneras de colaborar con Luna Gatuna. La primera, es hacerse socio; la segunda, es aportar un granito de arena comprando los productos que lanzan en las diferentes campañas, como son ahora mismo las ‘cajas solidarias’ o las ‘pulseras solidarias’.

También está la posibilidad de realizar, pequeños donativos, que vienen muy bien a Luna Gatuna, sobre todo cuando hacen el llamamiento -“pedimos cuando ya no podemos más”-. Y, por supuesto, adoptar. Todas las personas interesadas en ayudar de cualquier forma pueden contactar con la asociación a través de sus redes sociales o visitando la sede.

Gatos para hacer terapia con mayores y personas enfermas

De todos los gatos que hay actualmente en Luna Gatuna, hay uno que no se puede adoptar. Es el “jefe supremo” del lugar. El ‘boss’ de todos los gatos. Se trata de ‘New’, un animal que, además, es un “gato terapéutico”.

Y es que la asociación visita con este animal diferentes residencias de personas mayores así como colegios y campamentos de veranos, haciendo las delicias de grandes y pequeños. Especialmente se trabaja el tema del maltrato y el abandono, pero también sirve para otros muchos aspectos.

Por ejemplo, el último lugar que visitaron fue la Residencia de Alzhéimer. “Todos iban a cogerlo, a acariciarlo, a imitar su maullido -tiene un ronroneo muy fuerte y característico-… es una manera de interactuar estupenda”, asegura Mar, que recuerda que cuando llegaron las familias a recoger a sus seres queridos, muchos querían un gato.

Gatos en Luna Gatuna (21)

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Lo más leído