La esclavitud salvaje del siglo XXI que mueve cifras millonarias y hace que las víctimas se encuentren "en tierra de nadie"

Las víctimas son personas inseguras, con mucha desconfianza que se encuentran “en tierra de nadie” y a las que la pandemia ha golpeado fuertemente, contribuyendo a que el delito de trata de personas se lleve a cabo de una forma más clandestina

Trata de personas | Fotografía EP
Trata de personas | Fotografía EP

El tráfico de personas es uno de los delitos más graves que viola los derechos humanos. Cada año son miles de mujeres las que caen en manos de traficantes, de ahí que la trata de personas sea conocida como la esclavitud del siglo XXI: uno de los delitos que mueve mayor cantidad de dinero en el mundo junto al tráfico de drogas y armas.

La Policía Nacional entiende la trata de personas como “la captación, el transporte, el traslado, la acogida o la recepción de personas, recurriendo a la amenaza o al uso de la fuerza u otras formas de coacción, al rapto, al fraude, al engaño, al abuso de poder o de una situación de vulnerabilidad para obtener el consentimiento de una persona que tenga autoridad sobre otra, con fines de explotación. Esa explotación incluirá la explotación de la prostitución u otras formas de explotación sexual”.

Como podemos observar esta se trata de una grave problemática sobre la que hay que concienciar a la población, con el fin de impedir que en pleno siglo XXI siga habiendo mujeres esclavas. Este ha sido el principal motivo por el que SALAMANCA24HORAS se ha puesto en contacto con la asociación Adavas Salamanca (Asociación de Asistencia a Víctimas de Agresiones Sexuales y Violencia de Género) para rememorar el Día Mundial contra la Trata de personas que se celebrará este viernes, 30 de julio. Un crimen invisible, pero que tenemos a pie de calle.

ADAVAS
 

En el caso de España, nuestro país se sitúa como uno de los principales destinos en Europa de la trata de mujeres con fines de explotación sexual. El último informe del Ministerio del Interior de 2017 cifró en 10.111 las personas inmersas en la prostitución. Actualmente según informaciones de UNODC (Oficina de Naciones Unidad contra la Droga y el Delito) se calcula que en territorio español ejercen la prostitución unas 350 mil mujeres, la mayor parte extranjeras que se encuentran en una situación de migración irregular.

Fuera del ámbito nacional, las víctimas de trata y sus agresores no se encuentran lejos de nosotros. De hecho, aunque no conocemos la cifra exacta al no hacerse públicos esos datos, tenemos constancia de que en Salamanca existe el negocio de la trata. No es tan inusual que la Policía Nacional desarticule alguna trama delictiva dedicada a la trata de seres humanos con fines de explotación sexual, algo que ratifica que en nuestra ciudad también se ejerce este delito.

Adavas es una asociación que se encuentra en Salamanca, y que tiene como principal objetivo “ayudar a las víctimas de agresiones sexuales y violencia de género”. Entre los servicios que prestan se encuentra la ayuda a las víctimas de trata y prostitución, aunque desde la propia asociación nos aclaran que su equipo está más especializado en el trato de la violencia de género. Aun así, son conocedoras y han trabajado con varias víctimas de este lacra de la sociedad.

¿A qué se enfrentan las mujeres que han sido víctima de trata de personas?

Las mujeres que están obligadas a prostituirse, según relatan desde Adavas, “tienen inseguridad y la sensación de verse que están en una situación que no pueden controlar, pero en la que tampoco han querido estar. Ahora, cuando pueden salir de ella, se encuentran ,como se dice vulgarmente, ‘en tierra de nadie’.

Son personas con mucha desconfianza, necesitan mucha información sobre las posibilidades que tienen o el tipo de ayuda que se les va a dar. No saben tampoco muchas veces qué se van a encontrar, ni qué tipo de ayuda van a poder recibir para poder empezar una vida adecuada. Por eso siempre hay que empezar de forma muy básica a la hora de darle información sobre el tipo de ayuda porque cada institución va a ser de distinto tipo”.

Explotación sexual (3)
 

¿Cómo se detecta a una víctima de trata?

Desde Adavas destacan que “en nuestro caso es un servicio muy destinado a intervenir sobre el tipo de violencia sexual o de género. A partir de ahí empezamos a intervenir desde los servicios que ofrecemos, tanto desde el servicio psicológico como desde el punto de vista jurídico”.

Por regla general, nos confirman que en su caso las personas que son víctimas de trata ya han sido detectadas anteriormente, puesto que han acudido con antelación a otras instituciones especializadas en casos de explotación sexual, o incluso muchas veces son derivadas directamente por parte del médico de atención primaria.

Son muchas las instituciones que velan por la seguridad y la protección de estas víctimas coordinadas con las Fuerzas Armadas y Cuerpos de Seguridad, al igual que con los servicios sanitarios. Sin embargo, en el momento en que una mujer es rescatada y escapa de sus explotadores no está totalmente fuera de peligro.

Explotación sexual (5)
 

Los captadores de mujeres, sus mismos agresores, cuentan con una amplia red de contactos, generalmente extendidos por todo el país, que les permite tener localizadas a sus víctimas para volver a capturarlas en cualquier momento.

En este sentido para velar por su protección, desde Adavas afirman que una vez que las víctimas salen de esa trama tienen un seguimiento estricto. Nos explican que “normalmente el seguimiento lo realizan otro tipo de instituciones como son los trabajadores sociales coordinados con los cuerpos de seguridad, con lo cual cada institución hace un control de cada víctima velando por su seguridad”. De la misma manera, hacen hincapié en que el trato que presta la asociación a cualquier víctima supone “la coordinación con cualquiera de otros servicios que se requieran para su correcta actuación”.

Prevención

Además de la coordinación es fundamental la prevención. En este sentido Adavas revela que ellos imparten, en general, talleres de prevención dirigidos sobre todo a los adolescentes donde se profundiza y se conciencia bastante sobre la captación de víctimas, “una captura que puede producirse en España o fuera del país”, detallan.

Explotación sexual (4)
 

La captación es la principal problemática, es donde empieza todo. Normalmente la realizan personas individuales que se encuentran integradas dentro de redes organizadas. El ‘modus operandi’ suele ser siempre el mismo: el engaño. Por regla general, los captadores son personas amables que se ganan fácilmente la confianza de la víctima y que, incluso, pueden llegar a ser personas conocidas que ofrecen una oferta de trabajado aparentemente legal.

¿Cómo ha afectado la pandemia a la explotación sexual?

La pandemia también ha intervenido en los casos de trata de personas. En este sentido -insistiendo en que no hay datos rigurosos- desde Adavas afirman que, aunque “la situación de las víctimas de trata es diferente de la situación de violencia de género, se sabe que la pandemia sí ha incidido en general respecto a la situación de violencia de género. A ese nivel afecta a cualquier víctima de violencia de género”.

Corazon azul 2
 

Por otra parte, desde la UNODC (Oficina de Naciones Unidas contra la Droga y el Delito) revelan que la pandemia por COVID-19 está contribuyendo a que el delito de trata de personas se lleva a cabo de una forma más clandestina. Esto, según las autoridades, dificulta aún más la identificación de las víctimas que ya en circunstancias normales es complicada puesto que estas son explotadas en entornos ilegales. Además, la pandemia, con los toques de queda y el confinamiento, ha hecho que las víctimas se vuelvan menos visibles para las autoridades.

Finalmente, es importante recordar que cualquier persona que tenga constancia o sospeche que alguien está siendo sometido a explotación sexual lo denuncie a las autoridades o se ponga en contacto con cualquier institución dedicada a la defensa de los derechos de la mujer que pueda ayudar a la víctima de violencia de género, sexual y de trata con fines de explotación sexual.

En el caso de Adavas Salamanca pueden contactar a través del siguiente número de urgencia 609835336, o mediante su correo electrónico adavas@gmail.com.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído