Durante la última etapa de la legislatura del Gobierno socialista ha sido el encargado de sacar adelante las principales reformas en el mercado laboral. Valeriano Gómez considera que, sentadas las bases, es el momento de incentivar la creación de empleo, peor no con nuevas reformas, pues “aquellos que dicen que son insuficientes lo dicen porque están pensando en dar más papel de decisión unilateral al empresario y debilitar a los trabajadores”.
 
- La primera pregunta es inevitable. Cinco millones de parados, casi 31.000 en Salamanca, récord histórico. ¿Hemos alcanzado el techo o lo peor está por llegar?
- Una de las características que tiene el desempleo español es que está muy focalizado en un sector, tres de cada cuatro empleos perdidos en España en esta crisis lo han sido o en el sector de la construcción o en la industria auxiliar de la construcción. Esto quiere decir fundamentalmente que, ajustado el sector de la construcción, no deberíamos esperar ajustes adicionales en otros sectores, puesto que viene dado por el propio arrastre. 
 
Pero en España tenemos un problema adicional, que no es de orden productivo, sino de la afectación de nuestro sistema financiero. Con la crisis, que viene de Estados Unidos, tiene un segundo problema, y esto está produciendo destrucción de empleo adicional por falta de financiación, sobre todo de pequeñas y medianas empresas. El crédito interno está descendiendo y el riesgo es que si no arreglamos la situación financiera en el conjunto de Europa, puede efectivamente que haya una nueva recaída, con más intensidad en la crisis, a partir de este invierno.
 
- Tenemos el diagnóstico. Entonces,  ¿cuál es la receta socialista para reducir el paro en los próximos años?
- Hemos planteado básicamente un conjunto de alternativas. Lo primero, necesitamos una política económica en el ámbito europeo, no sólo español, que sea capaz de complementar ajustes en el déficit público, reformas estructurales como las que hemos hecho en este tiempo en pensiones, mercado de trabajo, negociación colectiva, y un tercer factor, hasta ahora no contemplado, y es que hay que acompañarlo con una política de estímulo al crecimiento por parte de la política monetaria y que la política fiscal estimule un programa de inversiones público, en todo el continente. Hay que darle protagonismo al banco europeo de inversiones, porque sólo con ajustes y reestructuraciones no salimos de la crisis. 
 
En este encuadre, además España debe desplegar las reformas que ha hecho, no necesita nuevas reformas. Aquellos que dicen que son insuficientes lo dicen porque están pensando en dar más papel de decisión unilateral al empresario y debilitar a los trabajadores. Hay que desplegar las reformas, que han mantenido un alto grado de equilibrio. Segundo, hay que subvencionar el empleo, recaudar más fondos con impuestos en grandes fortunas, patrimonio, banca, y con esos fondos financiar un programa de bonificaciones al nuevo empleo que se cree en las pequeñas empresas, para que el primer año tenga una reducción del cien por cien en sus cotizaciones sociales, que no pague, el segundo año un 75 por ciento, el tercero un 50 por ciento y el cuarto un 25. Estamos hablando de un gran proceso, un gran desarrollo, una política de estímulos, que permita adelantar el proceso de recuperación del empleo en España. Ésta es la visión del Partido Socialista en este momento crucial.
 
- Pero mucha gente pensará, ¿por qué no se ha hecho antes?
- Durante la primera etapa de la crisis, de adaptación, a los problemas planteados por la deuda soberana, la Comisión Europea planteó unas reformas estructurales que España ha hecho como la que más, y están dando resultado. No hemos perdido el tiempo. El segundo ámbito ha sido fortalecer el sistema financiero. Después de año y medio de aplicación de esa estrategia general hemos avanzado, pero vemos que Europa entera puede adentrarse en una nueva recesión, y tenemos que responder. El tercer trimestre europeo ha sido malo para buena parte de las economías, incluida Alemania y Francia. La coyuntura ha empeorado y no podemos permanecer pasivos en conjunto. A la altura de abril toda Europa parecía que había recompuesto su proceso de crecimiento, pero el verano nos ha vuelto a traer la noticia de que el sistema financiero está seriamente afectado. Por eso se necesita una política de estímulos.
 
- Hablando de Europa, Rubalcaba dijo en el debate que abogarán por una mayor conciliación de la vida familiar y laboral, como en el resto del continente. Salamanca es una ciudad de sector servicios, hostelería y comercio sobre todo, con horarios maratonianos. ¿Cómo se adapta esto a Europa?
- Hay un proceso general y sus especificidades. Por ejemplo, es necesario ampliar la libertad de horarios, pero en los establecimientos comerciales implica más permanencia en el empleo o un reparto del trabajo distinto, de forma que puedan cubrir una parte mayor. Tenemos que estimular jornadas continuas, pero también a tiempo parcial, el gran éxito de países como Holanda y Alemania, permite a cualquiera de los cónyuges restringir su horario justo en el momento que está criando a sus hijos. También el fomento de una cultura en la que la libertad de horarios no sea tal que exija prácticamente jornadas de sol a sol, esto no tiene ningún sentido. Tenemos mucha más libertad de horarios en España que en Europa y en cambio tenemos menos conciliación. La clave es la jornada a tiempo parcial, horarios que permitan la conciliación y una política laboral que la estimule, con derechos a la reducción de la jornada y un mayor aprecio por la vida en familia. Es una parte que tendremos que aprender si queremos recuperar nuestra tasa de natalidad.
 
- ¿La solución es, como dice la patronal, reducir la indemnización por despido?
- Las crisis no son buenas etapas para aplicar tal medida, hay que dotar a las empresas de mayor flexibilidad para que se puedan adaptar a la situación mediante la movilidad de horarios o jornadas, o con cambios salariales a través de la cláusula del descuelgue, que permite no aplicar la subida de sueldo pactada en convenio.
 
- Si le piden consejo sobre el mercado laboral, ¿en qué recomendaría invertir a un emprendedor?
- En aquellos ámbitos que mejor conozca, tiene que tener una cualificación, no en aquellos que no se considere capaz de alcanzar competitividad. Y debe pensar que hay un mundo alrededor de la energía verde, del nuevo ocio en turismo interior, poco desarrollado en España y con un amplio margen de actuación, alrededor de la gestión informática y digital, en ese ámbito del trabajo por cuenta propia es un ámbito importante. Hemos estado en el Vivero de Empresas de la Cámara de Comercio y ha sido una magnífica experiencia, ejemplos de empresas jóvenes.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído