La espondilitis anquilosante, un obstáculo para el desarrollo laboral del paciente

El 61,3% de los desempleados con esta enfermedad afirma que perdió su trabajo a causa de la patología

 1433290
1433290

La espondilitis anquilosante es una enfermedad degenerativa cuya progresión limita la movilidad y tiende a crear dependencia. Además de los problemas físicos, de movilidad y la incidencia que tiene esta enfermedad en la salud mental de los que la padecen, ya que el 21,1% necesitan atención psicológica o psiquiátrica frente al 4,6% de la población general, esta enfermedad supone un obstáculo en el desarrollo profesional y laboral.

Así se desprende del ?Atlas de Espondiloartritis Axial en España? que pretende visibilizar el impacto de esta enfermedad y las limitaciones que produce sobre la salud física y psicológica en el desempeño de la actividad laboral y en el entorno familiar de los pacientes.

Este informe pone de manifiesto que la tasa de empleo de las personas que padecen esta enfermedad es mucho menor de lo normal y los problemas de absentismo entre los que consiguen trabajar son importantes. Así, de aquellos participantes en activo (el 50,2%), más de la mitad (el 53,3%) ha tenido algún problema en el trabajo debido a su enfermedad en los últimos doce meses, el 35,2% ha estado de baja por causa de la enfermedad, el 12,4% ha solicitado días de permiso o excedencia por la espondilitis anquilosante y el 13,1% tuvo que reducir su jornada laboral en ese mismo periodo de tiempo.

Además, según el atlas, casi el 60% de los encuestados afirma haber tenido problemas para cumplir su horario, el 21,1% considera que su trabajo se ha resentido debido a la espondilitis y hasta el 9,2% ha llegado al punto de tener que cambiar de profesión.

En el caso de los encuestados en desempleo, el 61,3% afirma que perdió su trabajo a causa de la patología, y el 31,9% cree que su elección laboral estuvo o está condicionada por la espondilitis. A la hora de buscar oportunidades laborales, los pacientes también deben asumir dificultades añadidas: el 86,3% piensa que le resultaría complicado acceder a un nuevo puesto a causa de la EA.

El informe desvela también que lo que más preocupa a los pacientes son los aspectos relacionados con la evolución de la enfermedad (30%), los daños estructurales y la degeneración física (58%) y las limitaciones para realizar actividades de la vida diaria (28%). Los pacientes temen perder su movilidad y la autonomía que les convierta en personas dependientes.




Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído