Esthela Tejedor y Ariadna Alcalde, dos estudiantes salmantinas atrapadas en Marruecos: “Nos hemos sentido solas y desesperadas, hemos llorado mucho”

Ambas jóvenes llegaron el sábado por turismo y apenas 24 horas después, tras la suspensión de los vuelos a partir de este lunes para frenar el avance de Ómicron por parte del reino alauí, el viaje se truncó en una pesadilla en la que “nadie ha ayudado en nada”

Esthela Tejedor y Ariadna Alcalde, estudiantes de la Universidad de Salamanca atrapadas en Marruecos
Esthela Tejedor y Ariadna Alcalde, estudiantes de la Universidad de Salamanca atrapadas en Marruecos

El cierre de fronteras en Marruecos para frenar el avance de Ómicron, la nueva variante del coronavirus, ha dejado atrapados a multitud de turistas en el país. Un ‘cierre por sorpresa’ que llegó el pasado domingo con el anuncio de la suspensión de todos los vuelos internacionales de pasajeros a partir de este lunes. Esthela Tejedor y Ariadna Alcalde, dos estudiantes de la Universidad de Salamanca, son dos de los miles de turistas que están sumidos en una completa incertidumbre.

“Nadie nos da ninguna solución. Es un problema muy grande tanto para nosotras como para nuestra familia, además de la preocupación”, relatan las dos jóvenes a SALAMANCA24HORAS.COM. Unas estudiantes que llegaron al país el pasado sábado, 27 de noviembre y que apenas 24 horas después, con el cierre de fronteras, se truncó en una auténtica pesadilla.

“Decidimos viajar por turismo ya que el norte de África realmente está bien en cuanto al coronavirus y en menos de 24 horas empezaron a salir noticias de que se cerraba para entrar al país pero en ningún momento se habló de que no se podía salir, no se nos avisó en ningún momento y las noticias de los medios no estaban realmente completas”, señalan ambas amigas.

Una era digital en las que, al igual que multitud de afectados, decidieron utilizar las redes sociales en busca de ayuda de las autoridades españolas para poder regresar a casa. A pesar de ello “ni la embajada ni los distintos consulados nos daban ningún tipo de respuesta”, indican, y ante la “desesperación”, más de un centenar de afectados que se habían puesto previamente en contacto por WhatsApp, decidieron ir hasta allí: “Fuimos al consulado de Marrakech a que se nos escuchara y se nos pusiera una solución y no nos ofrecieron ninguna, nada más que una fotocopia de nuestro pasaporte con nuestros datos”, comentan las universitarias a SALAMANCA24HORAS.COM.

Una difícil situación, alejada de sus respectivas familias a las que se añade un país e incluso un continente extraño. “Nos hemos sentido solas y desesperadas, hemos llorado mucho y no se nos ha escuchado verdaderamente”, prosiguen las jóvenes. Una auténtica odisea, según relatan, que “después de llamar mil veces a las aerolíneas, e incluso sus familias poniéndose en contacto con ellas, en muchas casos sin resultado y colgando el teléfono”, finalmente, tras “muchas llamadas, mucho tiempo y muchas personas implicadas”, ambas jóvenes podrán finalmente regresar a sus casas en las próximas horas en un vuelo de repatriación.

“No nos ayudó nadie en nada. El Consulado y la Embajada no han hecho absolutamente nada”

Una situación de la que algunas empresas han querido beneficiarse, tal y como denuncian estas estudiantes salmantinas: “Se han provechado de la situación”.

“Después de enviar muchísimos correos, nos enteramos de que una aerolínea iba a va a sacar vuelos, supuestamente días concretos y a precios proporcionales y tras estar todo el día llamando no nos atendían y nos mentían en todo momento diciendo que no había vuelos, que no estaban disponibles, o incluso colgándonos la llamada, encima a precios desorbitados, pagando en muchos casos hasta 500€”, señalan Esthela y Ariadna.

“El Consulado y la Embajada no han hecho absolutamente nada”, y es que como ellas, que al ser estudiantes dependen económicamente de su familia, muchos de los atrapados no se pueden permitir pagar esas cantidades por unos vuelos “de los que no son responsables” e incluso muchos de ellos han tenido que acceder a ello puesto que “si no lo hacían perdían trabajos o incluso otros tenían una niña con discapacidad la cual necesitaba medicaciones”, relatan las estudiantes.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído