Farmacias de Salamanca dejan de dispensar numerosos medicamentos sin receta tras sufrir una extorsión

Un significativo grupo de farmacias de Salamanca, principalmente del centro de la ciudad, han dejado de dispensar medicamentos sin receta, de uso habitual de sus clientes, debido a que en las últimas semanas han sufrido una extorsión que les ha llevado a extremar las precauciones, en muchos casos temerosas de recibir importantes denuncias

 DjgnMTFXcAYNOjV
DjgnMTFXcAYNOjV

Un relevante grupo de farmacias de Salamanca, principalmente del centro de la ciudad, han dejado de dispensar medicamentos sin receta, de uso habitual de sus clientes, debido a que en las últimas semanas han sufrido una extorsión que les ha llevado a extremar las precauciones, en muchos casos temerosas de recibir importantes denuncias.

Los hechos comenzaron, según ha podido saber SALAMANCA24HORAS tras entrevistarse con una decena de titulares de farmacias de la capital que han dado su testimonio, cuando un individuo se personó en varios establecimientos solicitando una serie de medicamentos que deben ser dispensados con receta médica, señalando que era "un compañero" y que se fiaran de él, que los necesitaba con urgencia. En muchos de los casos el falso cliente solicitaba acenocumarol 4 mg (anticoagulante), bisoprol 2.5 mg (betabloqueante utilizado en insuficiencia cardiaca y también como antihipertensivo) y metamizol 575 mg (analgésico).

Fiándose de lo que les había contado, los trabajadores de las farmacias le vendían los medicamentos, pero días después el hombre regresaba para volverlos a adquirir y, al darle el correspondiente ticket, el comprador se presentaba como "un asesor de farmacia", haciéndoles saber que lo que estaban haciendo está prohibido por la legislación y que ofrecía sus servicios de asesoría para que no les volviera a pasar. Días después, a las farmacias acudía un inspector de sanidad que les advertía que habían sido denunciados por la venta de esos medicamentos sin receta.

Esta más que aparente extorsión ha generado que muchas farmacias de la ciudad se hayan negado a dispensar a sus clientes habituales este tipo de medicamentos de consumo habitual (que normalmente se despachan sin receta) por el temor a las denuncias, ya que esta práctica se lleva a cabo no sólo en Salamanca, sino en toda España. Sin embargo, los farmacéuticos y los usuarios afirman que impedir que los clientes puedan comprar estos medicamentos y tengan que acudir a un médico para que se los prescriba puede generar un "colapso" en el sistema de salud; generando molestias a los pacientes, que tendrían que ir al médico para poder comprar paracetamol u omeprazol.

Una legislación farmacéutica "cambiante" y de "difícil interpretación"

"La legislación que regula la profesión farmacéutica es cada vez más inestable, compleja, dispersa, cambiante y de difícil interpretación. Si el farmacéutico la siguiera a rajatabla, tendría que cerrar la empresa", afirma el experto en derecho farmacéutico Agustín López-Santiago, en Normas en la dispensación de medicamentos. El profesional continúa: "Aunque de todos es conocido que hoy es práctica habitual despacharlos sin receta, es otra actitud prohibida pero tolerada. Cualquiera podría comprar una amoxicilina sin receta en una farmacia y acudir al juzgado a presentar una denuncia. Así se puede observar lo vulnerable que es la profesión". 

Fuentes del Colegio de Farmacéuticos de Salamanca han asegurado a SALAMANCA24HORAS que no han recibido comunicación de que se hayan producido denuncias al respecto, aunque sí indican que en ocasiones han aparecido personas "que buscan réditos económicos ante cualquier fallo que pueda ocurrir en alguna farmacia, aunque esas denuncias suelen quedar en nada".

La preocupación en las oficinas de farmacia sigue ahí ya que, aseguran, multas de este tipo pueden ascender hasta los 300.000 euros.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído