​Hacia una posible reforma legislativa en los permisos de paternidad

El Tribunal Constitucional ha admitido a trámite un recurso que pide la equiparación respecto a los permisos de maternidad. En Islandia, uno de los países referentes en materia de igualdad de género, padres y madres disfrutan del mismo tiempo de permiso desde el año 2000. El Barómetro S24H trata un tema candente de actualidad

 Ligero aumento de los permisos por paternidad y claro descenso de los de maternidad hasta junio
Ligero aumento de los permisos por paternidad y claro descenso de los de maternidad hasta junio

Esta semana el Tribunal Constitucional ha admitido a trámite un recurso que pide la equiparación de los permisos de maternidad y paternidad. Esta petición comenzó con un padre que reclamaba a la Seguridad Social los cuatro meses de permiso, como los de las madres. Junto al de este padre hay ocho recursos más, que llegarán al Constitucional por procedimientos iniciados en 2016.

Esta solicitud cuenta con el apoyo de la Plataforma por Permisos Iguales e Intransferibles de Nacimiento y Adopción, creada en 2005 que agrupa a más de 150 organizaciones, y que proponen que las bajas sean remuneradas al 100% e intransferibles para cada progenitor: dos semanas iniciales obligatorias, otras cuatro obligatorias y diez voluntarias a coger durante el primer año de vida de la criatura. En total 16 semanas para cada uno, con el objetivo de conseguir la igualdad.

En estos momentos, hay dos tipos de permiso, el de maternidad, con una duración de 16 semanas y el de paternidad de 4 semanas. Hasta 2017 ese permiso era de 15 días, pese a que desde 2009 se había aprobado su ampliación, pero la suspendieron argumentando el gasto que eso suponía en tiempos de crisis. Aunque el acuerdo entre el Gobierno y Ciudadanos para aprobar los presupuestos de 2017, lo rescató.

Por lo general esta iniciativa es considerada “un paso importante de cara a avanzar hacia un mercado de trabajo igualitario” porque la que tenemos “es una regulación obsoleta, que ya no se adapta a las aspiraciones de igualdad que busca la sociedad en la actualidad” y que conseguiría de algún modo “dejar de penalizar a las mujeres en el ámbito laboral”. Al final “si tienes a dos personas que tienen las mismas probabilidades de faltar al trabajo por el nacimiento de un hijo, la discriminación empieza a decrecer” dejaría de existir ese “elemento diferenciador que ahora tiene un impacto en la carrera laboral de las mujeres”.

Un claro ejemplo es el caso de Islandia, uno de los lugares donde la igualdad de género es más patente, también en el día a día. Y una de las claves para conseguirlo fue la equiparación de los permisos de paternidad y maternidad en el año 2000. Es más, el año pasado el Gobierno aprobó una nueva ampliación de ambos permisos, por lo que se le considera un país referente.

También se entiende esta reforma como un elemento rupturista no solo en el ámbito de trabajo, sino dentro de la concepción de la propia sociedad sobre la mujer, dejando de lado el patriarcado. Le educación desde niños es algo que se destaca en multitud de ocasiones para lograr la igualdad de género, por ello hablan de que esta equiparación “es fundamental para eliminar estereotipos”, además que los hijos “puedan tener acceso desde pequeños tanto al padre como a la madre, desde una perspectiva de género es muy importante para conseguir la igualdad que buscamos”. 

De esta forma “cambia el rol de padre al que estamos acostumbrados, al que se le consideraba como una especie de padre reserva que acude cuando la madre necesita ayuda” Asimismo “los niños y niñas disfrutarían del cuidado que merecen por parte de ambos progenitores” fomentando a su vez “la corresponsabilidad a la hora de involucrarse en las tareas de cuidado de los hijos” que siempre habían recaído en ellas, por el mencionado y arraigado patriarcado.

Por lo general “las ideas sobre la igualdad suelen ser sólidas, pero transformar la sociedad es un proceso complicado, ya que nos encontramos con obstáculos culturales, estructurales e incluso legales”, por eso mismo habría que aprovechar “la mente crítica que puede tener la gente joven, que cuenta con mucha información y herramientas nuevas de discusión y difusión” para generar cambios. 

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído