Incendios en las viviendas salmantinas: ¿Qué los origina y cómo actuar ante ellos?

Dos son los fallecimientos registrados en la provincia de Salamanca en lo que va de año: una mujer de 80 años en Tamames y un varón de 70 en Pedrosillo El Ralo

Imagen de archivo de un Bombero de la Diputación en un incendio. Foto Andrea M
Imagen de archivo de un Bombero de la Diputación en un incendio. Foto Andrea M

La preocupación desencadenada por los incendios en viviendas hace saltar la alerta en la provincia de Salamanca. Hasta ahora desde el año 2017 son en total 1.061 los incendios urbanos en los que han tenido que intervenir los diferentes equipos de bomberos que forman parte del Servicio de Prevención, Extinción de Incendios y Salvamento (SPEIS) de la Diputación de Salamanca.

Concretamente, en la provincia de Salamanca hay distribuidos un total de 13 parques de bomberos, quienes de forma habitual se ven obligados a intervenir en incendios provocados por accidentes de tráfico, asistencias técnicas como las aperturas de puertas o las comprobaciones de humos, incendios urbanos, de vehículos, agrícolas, forestales o de viviendas.

Son estos últimos los que acaparan el protagonismo en este reportaje, motivo por el que Luis Domínguez, suboficial técnico del Servicio de Prevención, Extinción de Incendios y Salvamento de la Diputación de Salamanca informa de las principales precauciones que se deben de tener en cuenta cuando se origina un incendio en una vivienda, por pequeño que sea.

Asimismo, el suboficial se encarga de desgranar cómo se debe actuar cuando nos enfrentemos a una situación de incendio en casa hasta la llegada de los bomberos, sin olvidarse de relatar cómo es el momento de la evacuación en una vivienda en llamas.

Incendio en una vivienda de la calle San Arcadio
Incendio en una vivienda de la calle San Arcadio. Foto de archivo

Los datos actuales desde hace cinco años revelan como el número de incendios urbanos se mueve en la franja de los 160-270. Según los datos proporcionados por el SPEIS a SALAMANCA24HORAS.COM, desde 2017 hasta 2021, fue este primer año (2017) cuando se registraron mayor número de intervenciones (276), mientras que 2021 fue el año que menos (162).

INCENDIOS URBANOS EN SALAMANCA DESDE 2017 A 2021

2017: 276 incendios urbanos

2018: 175 incendios urbanos

2019: 208 incendios urbanos

2020: 240 incendios urbanos

2021: 162 incendios urbanos y 69 dentro de las viviendas

Respecto a lo que llevamos de año este 2022, todavía no hay datos registrados, aunque cabe destacar que en enero y marzo ya se han registrado cinco incendios, donde dos de ellos han concluido con víctimas mortales (ambos en febrero, en los municipios de Tamames y Pedrosillo El Ralo).

Incendio en Tamames FOTO VICENTE (ICAL) (2)
Incendio en Tamames FOTO VICENTE (ICAL)

INCENDIOS REGISTRADOS EN 2022 EN SALAMANCA CAPITAL Y PROVINCIA

30 de enero: incendio en una vivienda de Santa Marta de Tormes, provocado a raíz de la quema de un colchón

1 de febrero: incendio en una vivienda en la calle Arco donde una mujer de 62 años fue trasladada al Hospital

10 de febrero: un hombre de 70 años fallece en Pedrosillo El Ralo intoxicado por una estufa de leña

16 de febrero: una mujer de 80 años resultó fallecida tras incendiarse su vivienda en Tamames

4 de marzo: incendio en Pizarrales provocado por la campana de una cocina

Intervención de Bomberos en la avenida de Italia (1)
Intervención de Bomberos en la avenida de Italia 

¿Cómo se pueden prevenir los incendios en una vivienda?

En primer lugar, Luis Domínguez alerta de que las principales intervenciones que requieren del equipo de bomberos en la época de invierno proceden de las chimeneas. Respecto a esto, el suboficial destaca que “es importante llevar una buena limpieza y mantenimiento de las chimeneas para evitar que el hollín se queme y con él el tejado y la vivienda”.

No obstante, las principales alertas no proceden únicamente de las chimeneas: “Hay muchos descuidos de dejarse la sartén o la olla puesta en el fuego, se incendia la campana y las llamas se extienden al resto de la cocina y la propia vivienda.

En el caso de las cocinas son incendios que suelen sofocarse sin mayor problema, no suelen extenderse al resto de las habitaciones, aunque se pueden dar casos. También hay muchos incendios relacionados con el tema eléctrico, como sobrecargas de enchufes que provocan un cortocircuito y las calderas derivadas de su instalación”.

Incendio en una chimenea. Foto de archivo
Incendio en una chimenea. Foto de archivo

¿Cómo actuar cuando se origina un incendio hasta que llegan los bomberos?

Los momentos posteriores al origen de un fuego en casa son claves, por lo que es muy importante tener un conocimiento previo para saber cómo se debe actuar.

El suboficial técnico del SPEIS manifiesta que “lo primero es el plan preventivo, poner todos los medios necesarios para que este no se produzca”. Sin embargo, destaca que “en la mayoría de los casos los incendios son causados por accidentes, por lo que no se pueden prever”.

La forma de actuar cuando el incendio es pequeño o cuando este alcanza un nivel considerable, que no se puede sofocar por los residentes de la vivienda, es clave para la posterior actuación de los bomberos y sobre todo para el bienestar de quienes habitan en la vivienda incendiada.

“Si el incendio es muy pequeño, que empieza como una llama de una vela hay que intentar apagarlo con una manta ligeramente húmeda, pero si el incendio ya tiene cierto nivel, en un par de minutos el fuego dentro de casa es prácticamente incontrolable sin los medios de los bomberos”, sentencia L. Domínguez.

Un fallecido en el incendio de una vivienda en la calle Santa Teresita del niño Jesús
Un fallecido en el incendio de una vivienda en la calle Santa Teresita del niño Jesús. Foto de archivo

En este último caso, hay que seguir unas instrucciones muy concretas: “Lo primero que hay que hacer es salir de casa, ponernos a salvo y llamar al 112, que sean ellos quienes den el aviso al parque de bomberos más cercano.

Al salir de casa lo mejor es dejar las puertas de la habitación en llamas totalmente cerradas porque el incendio al consumir el oxígeno que hay dentro de la habitación podría sofocarse solo y sería más fácil que los bomberos mantuvieran su control. Si se dejan las puertas abiertas lo que se hace es provocar una corriente de aire que lo que hace es avivar el fuego, entonces las llamas se pueden extender al resto de la vivienda”, explica el suboficial.

Así, el resumen es claro: si el incendio no lo podemos sofocar por nuestros medios, de forma casera, lo mejor es que los miembros que se encuentren en casa salgan a la calle, avisen a los servicios de emergencia y dejen las puertas cerradas.

El proceso de evacuación  

Respecto al proceso de evacuación, L. Domínguez explica que “lo primero que se hace en un incendio si hay personas dentro es poner a salvo a esas personas, sacarlas bien por la puerta o a través de las ventanas con los vehículos de altura de los que disponemos.

En caso de que haya miembros dentro de la vivienda se haría una extinción, lo justo y necesario para poder sacar a las personas del interior”.

Incendio ático en calle Alfonso IX de León (9)
Incendio ático en calle Alfonso IX de León. Foto de archivo

En cuanto a la propagación del fuego y la necesidad de confinar a las personas, el suboficial afirma que “en nuestro ámbito de actuación es raro tener que llegar al confinamiento porque son viviendas de pueblos, municipios pequeños, y se nos dan pocas veces las situaciones de confinar a la gente en un edificio”.

Finalmente, respecto a la propagación de las llamas “lo más habitual es que la propagación vaya de las plantas inferiores a las superiores, porque el incendio tiende a ascender”.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído