El inicio de verano empaña el mejor año respecto a muertes en accidentes de tráfico del último lustro

Dos personas fallecieron los días 1 y 4 de julio en Salamanca, una más de las que lo habían hecho durante el resto de 2017. Mal comienzo para un periodo estival que concentra gran movimiento de vehículos a causa de las vacaciones y que acostumbra a experimentar un repunte en los índices de accidentalidad

 El inicio de verano empaña el mejor año respecto a muertes en accidentes de tráfico del último lustro
El inicio de verano empaña el mejor año respecto a muertes en accidentes de tráfico del último lustro

Las dos personas fallecidas en accidente de tráfico a inicios del mes de julio representan el peor comienzo de verano de los últimos años. Hasta el momento 2017 estaba siendo un año relativamente esperanzador habiéndose causado tres fallecidos en las carreteras, un dato sensiblemente por debajo de los registrados en el último lustro.

La primera de esta muertes se produjo el pasado 1 de julio cuando un joven de 25 años perdió la vida en un accidente producido a la altura de la urbanización El Pinar de Alba. El vehículo en el que circulaba junto a un acompañante que resultó herido se salió de la vida e impactó contra una encina tras dar varias vueltas de campana.

El segundo fallecimiento en accidente de tráfico tuvo lugar el pasado martes, 4 de julio, cuando un hombre perdió la vida al colisionar contra un camión en el kilómetro 399,1 de la autovía A-66, a la altura del término municipal de Nava de Béjar. El vehículo en el que viajaba se saltó la mediana y chocó contra un camión que circulaba en sentido contrario.

Durante el periodo estival del pasado año se produjo un solo fallecimiento. Se trató de un ciclista que circulaba por una carretera cortada por obras en la localidad de Montemayor del Río y se introdujo en un socavón. El hombre de 44 años fue evacuado en helicóptero al Hospital Virgen de La Vega aunque no pudo sobrevivir a las consecuencias de la caída de tres metros de altura.

El verano de 2015 fue especialmente trágico ya que se produjeron hasta cuatro accidentes mortales en las carreteras salmantinas. La primera de las muertes tuvo lugar el 29 de junio y el 9 de agosto, un monovolumen y una furgoneta colisionaron en la A-66 en Mozárbez y fallecieron tres mujeres. Además, un hombre de 48 años murió en Aldehuela de la Bóveda tras salirse de la vía y volcar el vehículo que conducía su hijo. Fue el 21 de septiembre y el día 1 se había producido otra más hasta un total de seis personas fallecidas.

Un año antes, en 2014, dos personas perdieron la vida en sucesos de tráfico. El 30 de junio un hombre de 77 años perdió la vida en un accidente que dejó tres heridos más. El vehículo en el que viajaba chocó con otro turismo en la N-620 en Castellanos de Moriscos. Además, el 9 de agosto resultó muerta una mujer portuguesa de 37 años tras volcar el vehículo en el que viajaba junto a otras tres personas que fueron heridas en Aldehuela de la Bóveda.

El periodo estival del año 2013 dejó otro triste fallecimiento. El concejal del Partido Popular de Montejo, César Velázquez, perdió la vida cuando circulaba con su motocicleta y chocó contra un turismo dentro del casco urbano de Guijuelo, concretamente en el polígono industrial de la localidad chacinera.

Dos muertes muy seguidas

Las de los días 1 y 4 de julio de 2016 son dos muertes en accidente de tráfico separadas por un corto espacio de tiempo, algo que no sucedía desde diciembre de 2016. El día 6 perdió la vida un motorista de 35 años en Béjar y tan solo un día después, un hombre de 83 años fue mortalmente atropellado en la carretera N-620 en el municipio de La Fuente de San Esteban.

En enero de es mismo año un hombre de 41 años fue arrollado por un camión mientras reparaba su vehículo en el arcén de la A-66 a su paso por Calzada de Valdunciel. Se trataba del conocido exjugador de baloncesto, Carlos Núñez, quien además era hermano del entonces entrenador del CB Tormes. Apenas una semana después un varón de 40 años perdió la vida tras sufrir un accidente con su coche cuando circulaba por el kilómetro 5 de la SA-105 en el término municipal de Bóveda del Río Almar.

Además el año 2016 también experimentó una sucesión de trágicos atropellos en la provincia de Salamanca. Así, el 3 de marzo falleció un anciano de 83 años mientras transitaba por la Puerta de Amayuela, donde fue arrollado por un turismo. Incluso ese mismo día se produjo otro fatal suceso en Béjar cuando un joven atropelló a un hombre en la rotonda de Palomares causando su muerte y ya ha sido juzgado y condenado a dos años de prisión por ello. Otro atropello, esta vez en la capital junto al Puente Romano, se llevó la vida de una mujer de 50 años y un accidente más el día anterior acabó con la vida de un motorista de 49 años en Garcibuey.

En 2015 también se produjeron dos fallecimientos consecutivos. El primero de ellos, el ya citado el 21 de septiembre en Aldehuela de la Bóveda y seis días más tarde murió un motorista de 32 años tras colisionar con un coche en el municipio de Cabrerizos. Fue a la altura del cruce a la altura de la urbanización Las Dunas, un lugar con escasa visibilidad.

Este fenómeno no se produjo en 2014 pero sí en 2013 cuando el 4 de enero, recién estrenado el año, un conductor de camión resultó muerto tras volcar su vehículo en la A-66 a la altura de Nava de Béjar cuando transportaba una carga de naranjas y miel desde El Algarve, en Portugal. Solo tres días más tarde se produjo un nuevo fallecimiento en las carreteras salmantinas. Algo pareció ocurrió entro los días 11 y 17 de junio de ese mismo año con más muertes en las carreteras salmantinas.

Cifras moderadas durante 2017

Lo cierto es que en comparación con los cinco años anteriores el presente no está siendo uno con excesiva siniestralidad, aunque los dos fallecimientos que han abierto el verano equilibran estas cifras. En lo que va de año han fallecido cinco personas en accidentes de tráfico, tres hasta el inicio del verano.

Sin embargo el pasado año hubo que lamentar la pérdida de 12 personas, dos menos que en año 2015 cuando se produjeron 14 fallecimientos. Este fue el año más negro del último luetro en Salamanca. Se produjeron 11 accidentes, dos con fallecidos múltiples. En el año 2014 se alcanzó la cifra de 11 muertos en las carreteras de la provincia, uno menos que en 2013. 

 

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído