Juan José Aliste, el comandante salmantino que no se dejó derrotar por ETA

La Junta concede a título póstumo la Medalla a la Defensa y Atención a las Víctimas del Terrorismo de Castilla y León a Juan José Aliste, víctima de ETA en 1995 y fallecido en 2020

Alfonso Fernández Mañueco entrega a Consuelo Blanco, esposa del fallecido comandante Aliste, la Medalla a la Defensa y Atención a las Víctimas del Terrorismo de Castilla y León. Foto SALAMANCA24HORAS.
Alfonso Fernández Mañueco entrega a Consuelo Blanco, esposa del fallecido comandante Aliste, la Medalla a la Defensa y Atención a las Víctimas del Terrorismo de Castilla y León. Foto SALAMANCA24HORAS.

La Delegación Territorial de la Junta de Castilla y León en Salamanca ha sido el escenario del homenaje póstumo realizado al comandante Juan José Aliste, víctima del terrorismo de ETA en un atentado que le segó las piernas en 1995 y presidente fundador de la Asociación de Víctimas del Terrorismo de Castilla y León. Aliste falleció en junio de 2020 y las restricciones asociadas a la pandemia han obligado a postergar el merecido reconocimiento que se ha realizado este lunes, donde el presidente de la Junta, Alfonso Fernández Mañueco, ha hecho entrega a la mujer de Aliste, Consuelo Blanco, de la Medalla a la Defensa y Atención a las Víctimas del Terrorismo de Castilla y León.

El acto, desarrollado en el salón de actos de la Delegación Territorial, ha contado con la presencia de las instituciones locales, provinciales y regionales. Destacaron la presencia del presidente de la Comunidad, Alfonso Fernández Mañueco; el presidente de las Cortes regionales, Luis Fuentes; el alcalde de Salamanca, Carlos García Carbayo; y el actual presidente de la Asociación de Víctimas del Terrorismo de Castilla y León, Sebastián Nogales.

Mañueco, durante su intervención, reseñó que “Juan José Aliste fue uno de los mayores fracasos del terrorismo etarra”, ya que tras el atentado que le segó las piernas en 1995 supo reponerse de tan difícil revés y arrostró su situación creando la asociación para defender lo derechos y la memoria de todas las víctimas del terrorismo en Castilla y León.

El presidente de la comunidad afirmó que el comandante Aliste “fue un maestro del heroísmo”. “Para mí siempre será el teniente Aliste, el cargo que desarrollaba cuando yo cumplía el servicio militar, y donde conocí aquella eterna sonrisa, una sonrisa que siempre le acompañó hasta después del atentado”, rememoró Mañueco.

Mañueco quiso poner en valor el trabajo del comandante Aliste al frente de la Asociación, a través de la cual “nos enseñó a valorar la vida, mirarla de frente y no rendirnos nunca”. En este mismo sentido, el presidente reconoció “el infatigable trabajo que realizó Juan José para que no se pierda esa memoria de lo que supuso el terrorismo etarra en nuestro país”. Igualmente, Mañueco señaló que es importante que las nuevas generaciones conozcan cómo afectó el terrorismo de ETA en España y como para con este “no vale equidistancia alguna”. Mañueco precisó que en el terrorismo de ETA “hay víctimas y verdugos, aunque algunos se empeñan todavía en justificar este fanatismo y violencia”. Por último, Mañueco refrendó el compromiso de la Junta con las víctimas del terrorismo y afirmó que “Castilla y León no os va a olvidar”.

Consuelo Blanco, esposa del fallecido comandante Aliste, fue la encargada de recoger la Medalla a la Defensa y Atención a las Víctimas del Terrorismo. Blanco destacó que la “sencillez y sensatez de Juanjo hizo que sus argumentos a favor de las víctimas, alejados de cualquier reivindicación de signo político, fueran bien acogidos por todos”. Finalizó su breve intervención recordando a “aquellas víctimas que viven en lugares donde se rinde homenaje a los asesinos”.

Aliste, natural de la comarca homónima de Zamora, vivió en Salamanca durante más de 30 años. Fue en esta ciudad donde el 10 de noviembre de 1995 sufrió el atentado que le dejó sin piernas, tan solo unos segundos después de que dejara a sus hijas en el colegio. Fundó la Asociación de Víctimas del Terrorismo y fue su primer presidente. Quienes le conocieron siempre destacaron su capacidad de superación, su buen carácter y su defensa denodada de las víctimas del terrorismo. En 2014 el Consejo de Ministros aprobó su ascenso a comandante. Falleció a consecuencia de un infarto en junio de 2020 a los 65 años.  

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído