Castilla y León se mantendrá cerrada hasta el 10 de enero, pero sí se permitirá la movilidad entre provincias

Pese a la apertura de la hostelería en toda la Comunidad, el Gobierno autonómico no se plantea ampliar el horario de cierre porque "las medidas están funcionando"

20 Comentarios

Verónica Casado y Francisco Igea
Verónica Casado y Francisco Igea

El Consejo de Gobierno de la Junta ha acordado prorrogar el cierre perimetral de Castilla y León hasta el próximo 10 de enero, lo que limitará la movilidad con otras comunidades, al entender que se trata de una media eficaz para el control del virus. El cierre perimetral está activo en la Comunidad desde el pasado 30 de octubre, cuando se adoptó esta medida con motivo de la proximidad del puente de Todos los Santos. 

Según explicó el portavoz y vicepresidente de la Junta, Francisco Igea, está previsto proponer medidas especiales de cara a las fechas navideñas con el “planteamiento inicial” de permitir la movilidad de familiares y allegados entre los días 23 y 26 de diciembre, entre los días 30 de diciembre y 2 de enero y entre los días 5 y 6 de enero. De la misma forma, se mantiene el toque de queda salvo los días 24 y 31 de diciembre y también el 5 de enero “para sus majestades los reyes (magos) y los pajes reales”. 

Igea puntualizó que el planteamiento de Castilla y León es que la movilidad entre comunidades sea posible “en estos dos intervalos de tiempo” independientemente del tiempo que una persona permanezca luego en el territorio autonómico. De cualquier forma, el vicepresidente hizo un llamamiento a la población “para que se mueva lo menos posible” porque “cuanta más movilidad hay, existe más transmisión”, dijo. 

Por otro lado, el Consejo de Gobierno también ha ratificado el levantamiento de las medidas extraordinarias que se establecieron mediante el acuerdo del pasado 3 de noviembre, en las provincias de Palencia, Soria, Valladolid, Zamora y Burgos, aunque en este último caso, con la salvedad de la capital burgalesa.

Esto se concreta en la vuelta a las actividades de restauración, tanto en interiores -excepto consumo en barra- como en terrazas; la reapertura al público de los grandes establecimientos comerciales, así como comercios de más de 2.500 metros cuadrados; y la reapertura al público de instalaciones deportivas convencionales y centros deportivos para la realización de actividad física que no sean al aire libre, con asistencia de público en aquellos casos en los que está permitido. 

Además, también supone que se acabe el cierre perimetral de las provincias porque, según valoró Igea, “no se considera necesaria” dada que la prestación de servicios será igual en todas ellas. “Es poco probable que una persona se mueva de un sitio a otro buscando un mayor aforo”, declaró. 

Cambios de nivel

El vicepresidente y portavoz avanzó además que el próximo sábado está previsto que Ávila pase al nivel 3 de alarma, una situación en la que hasta el momento solo se encuentra Segovia, un salto que dará el lunes la provincia de Salamanca, tal y como informó en primicia SALAMANCA24HORAS, si bien ha matizado que el avance se dará “si no hay cambios” en la tendencia que se está registrando en los últimos días. 

Igea insistió en que los esfuerzos realizados han permitido disminuir “de forma importante” los niveles de contagios y avanzó que se continuará con la reducción de los niveles de alerta “según mejore la situación epidemiológica” en los distintos territorios. Igualmente, aclaró que estas modificaciones atienden a criterios que “no son arbitrarios” sino que han sido decididos en Consejo Interterritorial de Salud, donde se han definido los indicadores y puntos de corte. 

El mismo horario de cierre

Ante la mejoría de los datos epidemiológicos que está permitiendo la apertura de sectores como la hostelería, los profesionales de algunas provincias como Salamanca han planteado la posibilidad de que el toque de queda pueda retrasarse al menos una hora para favorecer la actividad, algo que rechazó el vicepresidente de la Junta porque “las medidas están funcionando” y han demostrado ser “útiles y eficaces”. 

“Cuando las medidas van bien, no hay que cambiarlas”, declaró el también portavoz de la Junta quien recordó que, a pesar de los mejores datos, Castilla y León está “lejos de la normalidad” y aún ocho de las nueve provincias se encuentran en nivel 4 de alerta, sin olvidar que hay 170 pacientes en las unidades de cuidados intensivos. Sin embargo, puntualizó que esta determinación se hará “en todas las provincias con la misma intensidad”. 

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído