La Junta destina más de cien millones en ayudas directas para paliar las consecuencias de la pandemia y en apoyo de 53.000 trabajadores y empresas

La consejera de Empleo e Industria destaca la buena evolución del empleo en la Comunidad, que ha registrado en agosto el mejor dato de afiliación de los últimos 10 años

0 Comentarios

La consejera de Empleo e Industria, antes de su comparecencia en la Comisión de las Cortes. ICAL
La consejera de Empleo e Industria, antes de su comparecencia en la Comisión de las Cortes. ICAL

La consejera de Empleo e Industria, Ana Carlota Amigo, cifró este lunes en más 100 millones de euros las  ayudas directas para paliar las consecuencias de la pandemia, apoyando a más de 53.000 trabajadores, desempleados y empresas.

Amigo, que ha comparecido ante la Comisión de Empleo e Industria de las Cortes de Castilla y León para hacer balance de las actuaciones llevadas a cabo por su departamento desde el inicio de la legislatura, ha destacado que, a pesar del gran impacto de la pandemia en la economía y el mercado laboral, la Comunidad está experimentando en los últimos meses una evolución muy positiva en el empleo, con un incremento superior a los 41.000 afiliados a la seguridad social desde comienzos de año, lo que ha permitido que el número de afiliados a la seguridad social se haya situado el último mes en 936.902, el mejor dato de los últimos diez años en un mes de agosto. Igualmente, se espera que el desempleo se sitúe en niveles prepandemia al finalizar el mes de septiembre.

Durante su comparecencia, Amigo ha recordado que más de 30.000 castellanos y leoneses perdieron su empleo entre marzo de 2020 y enero de 2021 como consecuencia de la pandemia, pero el ritmo de recuperación, superior a la media nacional, ha permitido que cerca de 25.000 desempleados hayan abandonado las listas del paro desde el mes febrero. A esta recuperación, según apuntó la consejera, han contribuido las medidas llevadas a cabo por la Junta, tanto a través de las políticas activas de empleo como a través de las medidas extraordinarias que se han puesto en marcha para paliar las consecuencias de la pandemia y apoyar la recuperación de los sectores más perjudicados.

Las ayudas se han articulado a través de tres grandes programas: el Plan de Medidas para la Protección a los Trabajadores y Trabajadoras, a las Empresas y a las Familias, que ha distribuido ayudas por valor de 18,7 millones de euros entre 26.598 desempleados, trabajadores, empresas y autónomos; el Plan de Choque para el Empleo, con ayudas por valor de 61,4 millones y 18.697 beneficiarios; y finalmente, el programa de ayudas COVID-19 para autónomos y trabajadores por cuenta propia que está ejecutándose en estos momentos con un total 8.438 solicitudes y un presupuesto estimado de 21 millones de euros.

Las ayudas canalizadas a través de estos programas han ido destinadas, entre otras cosas, a apoyar el mantenimiento del empleo en las pymes de Castilla y León mediante la financiación de cuotas a la seguridad, a subvencionar la adquisición de equipos de protección colectiva o individual frente a la COVID-19, a incentivar la contratación de trabajadores despedidos durante la pandemia, a apoyar la reincorporación de los autónomos después del cese de actividad a raíz de las restricciones, a fomentar el consumo en el comercio de proximidad y apoyar la creación de plataformas de venta online. Así mismo, la Consejería de Empleo e Industria ha habilitado ayudas económicas para los desempleados sin ningún tipo de prestación y para complementar las rentas de más de 15.000 trabajadores en ERTE.

En su intervención, Amigo también ha destacado que las medidas de apoyo a la recuperación y a los trabajadores afectados por la crisis continúan siendo una prioridad para la Consejería de Empleo e Industria, que está poniendo en marcha nuevos programas para apoyar a empresas y sectores afectados por crisis empresariales. Entre estos programas cabe destacar el Retos, cuyo objetivo es facilitar la reincorporación al mercado laboral de aquellos trabajadores que han perdido su empleo a raíz de un ERE o que proceden de empresas que hayan estado más de 180 días en ERTE.

Así, durante su comparecencia, la consejera ha subrayado el esfuerzo realizado durante la pandemia para adaptar los servicios a la situación sanitaria, articulando un procedimiento ágil y eficaz para la resolución de los Expedientes de Regulación Temporal de Empleo (ERTEs) desde de la Dirección General de Trabajo y Prevención de Riesgos Laborales, que resolvió más de 30.000 ERTES con más de 198.000 trabajadores afectados solo en el periodo comprendido entre marzo y octubre de 2020.

Fomento del Empleo

Además de las ayudas extraordinarias, la Consejería de Empleo e Industria ha reorientado durante el pasado año sus políticas activas de empleo con el fin de reforzar los programas de fomento del empleo. Estos programas han permitido la creación de 8.747 empleos durante el pasado, a los que hay que sumar las 630 iniciativas de autoempleo que se han financiado a través del Servicio Público de Empleo de Castilla y León.

Entre estos programas cabe destacar el Plan de Empleo Local y Rural, que permiten luchar contra el desempleo mediante la contratación directa de desempleados para la prestación de servicios y la realización de obras de interés general, a través de las entidades locales. A lo largo de 2020 se han invertido más de 78 millones de euros para contratar a más de 7.500 desempleados por parte de ayuntamientos y diputaciones. Del mismo modo, el Plan de Empleo Local de este año, convocado en su totalidad, cuenta con un presupuesto de 97 millones de euros con el fin de promover la creación de cerca de 10.000 puestos de trabajo en el conjunto de la Comunidad.

Contratación

Por último, Amigo ha hecho referencia a las ayudas dirigidas a estimular la contratación de trabajadores desempleados, subvenciones que oscilan  entren los 1.500 y los 10.000 euros, dependiendo del tipo de contrato que se formalice y del colectivo al que vaya dirigido. En este sentido, aseguró que con las “medidas que hemos puesto en marcha para incentivar la contratación y el autoempleo, así como los distintos planes de empleo rural y local van a permitir que durante los años 2020 y 2021 hayamos creado en torno a 20.000 puestos de trabajo  directos a través del Servicio Público de Empleo de Castilla y León”.  

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído